sábado, 19 de agosto de 2006

Queso al crédito

Escribía un mail de lo más campante. De pronto, suena el timbre. Estaba solo. Corrí a ver quién era. ¡Y lo que vi y escuché me pareció algo de lo más increíble del planeta! Resulta que era para venderme queso fresco. Así le llamamos por aquí a ese queso blanco muy salado que se usa en las comidas... Era para venderme ese queso a domicilio... ¡y al crédito! ¡Qué pintoresco, Dios mío! La falta de trabajo y el ingenio en mi país son... son... ¿preocupantes? ¿Desbordantes? Son, simplemente.
 
Este fue el diálogo que se armó. Es primera vez que escucho de este "sistema" con el queso.
 
¡Din, don!
 
Abro la ventana de la casa.
 
---¿Sí?
---Buenas. Estamos pasando por aquí dejando queso. Queso fresco, de Cajamar... [no terminó la frase porque la interrumpí de la sorpresa, pero quiso decir Cajamarca, un lugar célebre por sus quesos, por aquí].
---¿Dejando? ---por un momento pensé que era algo gratis. Como tenemos encima las campañas de los candidatos a alcalde...
---Queso fresco, de Cajamar... Sí, dejando... Al crédito.
 
No pude evitar sonreír. La chica insistió: debía terminar la idea que, sin lugar a dudas, le parecía un boom de ventas.
 
---Dejamos al crédito, sin inicial.
 
Ahora sí, ya casi sin poder contener una carcajada mayor, luego de recuperar un ratito la cordura ---solo un ratito--- intento deshacerme de ella.
 
---No, gracias.
---Okey, ¿todavía no se anima?
---No ---digo sonriendo, pero no por amabilidad, como probablemente imaginó ella.
---Muy bien. En otra ocasión. Hasta luego.
 
Cierro la ventana y me voy pensando en el adverbio de su pregunta: "¿Todavía no se anima?", y me respondo: "No. Ni ahora ni nunca".
 
Debí preguntarle acerca de los intereses.
 
Fuera de bromas, y lejos del juicio sobre el ingenio del método y la conveniencia o no de dar queso al crédito ---estoy seguro de que la pobre chica se va a ir a la ruina---, preocupa que exista una situación laboral y económica tan difícil que haya que hacer cosas como esa (bueno, suponiendo que mi vendedora esté en una necesidad, y que esto del queso al crédito ---y sin cuota inicial--- no sea un proyecto de universidad o qué sé yo). De todos modos, la falta de trabajo es una cuestión seria. Y si se puede hacer algo, hay que hacerlo. Sin embargo, como bien dice un amigo: "La primera responsabilidad social es la de ser santos". Por último, agradecer a Dios si tenemos uno. Un trabajo, digo, no un queso.

10 comentarios:

Marazul dijo...

Me parece que la idea de la venta tipo "delivery" y con credito no es mala, solo la orientó mal, por que tal vez a domicilio no sea la voz... lo que he visto (o escuchado) es que ofrecen en oficinas o agencias de banco, si hay pedidos llevan la merca y cobran en quincena o fin de mes. A mi hna le venden tamales así, no se que tal le pueda ir a la chica con el queso fresco...

Kike dijo...

Y, es que pasando de casa en casa a ofrecer queso... Hmmm... como que no huele bien, ¿ves? (el negocio, me refiero; no el queso).

Si yo fuera otra persona, le hubiera aceptado el queso, y luego cuando viniera a cobrarme, nunca le abriría la puerta, o le diría que no tengo dinero: ¿luego de cuántas se convencería de que no vale la pena seguir viniendo? En el caso de ir a ofrecer a una empresa es distinto: el empleado aquel (tu hermana, por ejemplo) no se irá de la empresa así nomás

Iba a que me parece un método un poco desesperado. Por eso mi alarma. Pero, en fin. De repente le va bien. Habrá que rezar por ella... y por sus quesos.

Alemama dijo...

Yo lo pensaria por higiene, porque de pagarle, le pagaria.....quizas otros no, pero gente decente hay por todos lados.

Me da pena que se debe recurrir a cosas tan riesgosas en lo economico para susbsistir, pero si es capaz de vender quesos lo sera para vender joyas y ese don del comercio no lo da mas que Dios, y a algunos por genetica!

Saludos, Kike, te leo dede Chile.

Kike dijo...

¡Hombre, no me malinterpreten! Yo de pagar, también pagaría. Los que me conocen lo saben bien. Solo que, coincido contigo, me parece mucho riesgo.

Y, lo de vender es absolutamente cierto: yo soy recontra cero recontra a la izquierda para esas cosas. ¡Uf, tortura para mí vender algo!

Suerte que la fe no se vende: se comunica :-)

Un abrazo y vuelva cuando quiera, bienvenida, bienvenida.

Mariela Eula dijo...

Hola Kike! Finalmente visito tu página y es maravillosa, prometo volver con más tiempo a visitarte.
Y sí..estoy segura de que te gustaría Argentina y especialmente Mendoza, la provincia en que vivo y que es una de las más lindas del país! ¿No venís a la reunión apuntera en Buenos Aires? Esa es una buena excusa para asomarte al sur...y, aunque yo no puede dar el presente allí, seguramente será un momento para recordar...
Cariños desde estos pagos.
Mariela Eula (Desde Babel)

.: MeLi :. dijo...

Jajaja, ¿dónde vives papito?
Pregunto, porque por mi distrito no venden queso, pero venden mil chucherías más al crédito. Yo sí he comprado queso pero a amigas de mamá, que dejaban al crédito y después se les cancelaba. También rosquitas de Cajamarca (que son buenazas), tamales, etc.

Yo también sería bien desconfiada de dejar mi queso a gente que no conozco. En fin, lo que hace la necesidad (esperemos que nadie sea tan malo de hacerle el avión con el queso).

Besos.

Kike dijo...

Hola, Mariela: Sí, pues, no la hago para la reunión de ahora. Pero, fectivamente, creo que comienzo a tener una deuda con la Argentina. Dios quiera que pueda ir para allá pronto. Un abrazo y ven cuando quieras.

Kike dijo...

Buenas noches, señorita Meli. ¿Por donde vives venden cosas al crédito... a domicilio? Para sacarse el sombrero. Debe de ser un distrito súper honrado ;-)

Y es verdad, las rosquitas de Cajamarca son buenazas. Bueno, todo Cajamarca es buenazo. Saludazos y vuelva cuando quiera.

manjarblanco dijo...

El problema en comestibles es el riesgo de intoxicación, al margen del "marketing" de la quesera.
Si tuvieran el apoyo tecnico apropiado es probable que esas personas produzcan un queso competitivo en el mercado.
Ahora, si dos cajamarquinos amanerados vienen a tu puerta y te ofrecen rosquitas a crédito, los aceptarias?

Anónimo dijo...

panas en que nube rosada estan viviendo aterricen, claro que hay necesidad y hay mucha gente profesional y capaz, que en algun momento se ven obligadas a buscar la manera honrada de buscar el sustento para su casa. soy de Venezuela. Ah y ojala que ninguno de ustedes o algun familiar cercano pase trabajo, recuerden la vida es un ciclo!