viernes, 16 de marzo de 2007

Ring... Ring... ¡¡RIIIIIIING!!

(Artista invitado: Edgard)


De vez en cuando alguien tiene a bien aligerarme un poco el trabajo.
Disfruten la prosa de nuestro invitado de hoy.


Trabajo en una compañía dedicada a preparar reuniones de todo tipo; eso quiere decir fiesta de bodas, inauguración de la empresa, lanzamiento de la nueva gaseosa, anfiteatro en la playa, cumpleaños de la señora Menganita, cumpleaños de la nena...

Bueno ya entendieron, ¿no? Ahora pasemos a la historia. Era un día lunes. Como es costumbre en todos los lugares del mundo, empieza el lunes y la frase que te pasa por la cabeza es "¡Rayos, es lunes! ¡Faltan cinco días para el fin de semana!". ¿Sí o no? ¡No se hagan los locos!

La cosa es que en la oficina, mi jefe tuvo la grandota idea de traer la central telefónica, porque últimamente andamos sin secretaria... y, bueno, para ser francos, no necesitamos, pues varios ya asumimos esa misión.

Continuando con la historia, estaba yo en mi oficina con un montón de papeles en el escritorio, coordinando unas cosas por radio. En fin, tenia la cabeza dividida en ochenta mil. Suele pasar cuando uno trabaja, sobre todo aquí, en esta empresa, donde uno tiene que estar muy pendiente de los detallitos.

Bueno, en este contexto suena el teléfono. Claro, sonó mientras yo estaba hablando por radio.

---Espérame un ratito ---tuve que decirle al jefe de obras, con quien hablaba. El jefe de obras estaba en una playa al sur, a una hora y media de Lima, armando uno de nuestros escenarios para un lanzamiento grande---. Está sonando el teléfono de la oficina. Sigue revisando las cosas: ¡tienes que encontrar ese material!
---Oquéi, pero te repito que no lo encuentro. ¿Estás seguro de que lo mandaste? ---replicó. El material que se le había perdido (y que tenía que encontrar) era nada menos que la estructura del escenario.
---Si, revisa. Espérame un ratito, por favor.
---Está bien.

Entonces contesté el teléfono.

---Buenos días. Contesta Empresa Beta.*
---Buenos, ¿es la empresa Alfa? ---la voz de una señora.
---No, esa empresa ya no existe. Hemos cambia...
---Gracias.

Clic.

---...do de nombre. ¿Aló? Ay, ay, ay... Bueno.

Volví al radio.

---¿Y encontraste el material? ---pregunté.
---No.
---Sigue buscando.
---Ya. Te aviso si lo encuentro.
---Perfecto.

De pronto...

Ring... ring... ring...

---Buenos días, Empresa Be... ---volví a contestar.
---Buenas. ¿Es la empresa Alfa? ---era la misma señora.
---Señora, ¿qué tal? Esa empresa ya no existe, hemos...
---¡Pero si me dieron este número!
---Sí, por eso, déjeme explicarle. Hemos cambiado de nombre jurídico, ahora...
---Pero ¿aquí trabaja el arquitecto Fulanito?
---Sí, pero en estos momen...
---Páseme con él. ¡Necesito hablarle urgentemente!
---Le estoy diciendo que en estos momentos el arquitecto no se encuentra porque...
---¡¿Pero qué no me quieren atender?! Llamo a su celular : ¡no contesta!; llamo a su oficina: ¡no me quiere contestar! ¡¡Es el colmo!! ---gritó.
---¿Perdón? ---mi cara era un signo de interrogación---. Señora le estoy diciendo que...
---¡No puede ser: uno tiene que estar correteándolos para que lo atiendan!

¡Paf!

---Pero, señora...

Ya se imaginan qué palabras pasaron por mi mente: ¡uno no es de metal! Uno siente, se estresa... Pero como uno trata de ser cristiano, recuerda que ante todo están la paciencia y el respeto a la otra persona. A eso súmenle que estamos en Cuaresma y que hay que vivir la caridad con el prójimo...

Volví al radio.

---¿Apareció el material? ---un hilo de esperanza en mi voz.
---¡Pues te tengo buenas noticias! ---me contestó el jefe de obras emocionado.
---¿Qué pasó?
---¡Sí, el material estaba acá!
---¿Ya ves? ¿Cómo se te iban a poder perder unas vigas?
---Sí, pues, lo que pasó es que no las dejaron donde les dije.

Entonces tuve un repentino mal presentimiento.

---Oye, ¿cuántas vigas tienes?
---Nueve. Por eso necesito que me mandes una mas: te pedí diez.
---¿Seguro? A ver, déjame ver en el pedido.

Ehhh... no sé si capten la idea, pero es que algo olía mal. Ah, ya sé cómo podrían captarla: es que me olvidé de decirles: cada una de las diez vigas medía más de seis metros de largo, y medio metro de alto. Y en momentos como este uno piensa: "¿Cómo rayos es posible que se le pierda una viga a alguien?".

¿En verdad creen que una viga como esta se podía haber perdido?
(¿Se fijaron en el tamaño del hombrecito?).

Estaba seguro de haber enviado las diez vigas a la playa. De todos modos, busqué la orden de envío para corroborar. Estaba en eso, entonces, cuando de pronto...

Ring... ring... ring...

Paciencia y buen humor.

---Buenos días. Empresa Be...
---Buenas. ¿Empresa Alfa? ---sí, adivinaron: era la misma señora.
---¿Cómo está, señora? ---me esforcé en sacar mi mejor sonrisa---. Querida señora, le ruego que me preste atención un momentito. Mire, le comento que el arquitecto Fulanito no se encuentra en estos momentos. Él está en el sur, en una obra que estamos realizando por allá. Sin embargo, si usted desea puedo tomarle el mensaje y con gusto se lo haré llegar.

¿Me van a decir que no fue como se tiene que hacer? Vamos, si fue con respeto, delicadeza, caridad, siendo servicial... ¡hice todo bien!

---Si, muchas gracias. Dígale nomás que lo llamé.

What??! ¡¿Solo para eso está llamando?! ¡No puede ser!

---Está bien. ¿Me deja su nombre, por favor? ---nótese en la delicadeza de la respuesta. Qué tal tino. Díganme si no merezco un premio a la paciencia.
---Me llamo Fulanita de Tal.
---Muchas gracias. Dígame, ¿el arquitecto tiene su numero de teléfono para que le devuelva la llamada?
---Si, gracias.

Clic.

Vaya. Problema uno: solucionado... por lo menos hasta ahora. Vamos de vuelta con el material.

Tomé el radio nuevamente.

---Y, bueno, ¿encontraste la viga que faltaba?
---No.

¡Ah, no! ¿Qué cosa?

---¡¡Pero no puede ser!! ¡Aquí en la guía de envío dice clarito que te hemos mandado las diez vigas que pediste!
---Pero no está. Solo tengo nueve. No voy a poder armar el escenario ahora: ¡el lanzamiento es hoy en la noche! Tienes que mandarme una viga más de inmediato.
---¡¡Olvídate!! Ahorita no disponemos de un camión para mandarte la viga. ¿Y sabes qué? A mi lado está Zutano, que me dice que él mismo te ha enviado las diez vigas que solicitaste...
---Ehhh...
---...¡es imposible, te repito, im-po-si-ble que se pierda una viga!
---¡Pero no está!

¿Se imaginan todo lo que uno piensa en esos momentos?

---Bueno déjame ver que puedo hacer ---me di por vencido---. Te llamo en diez minutos.
---Ok ---contestó el jefe de obras.

En esos momentos uno realmente se estresa y no sabe a ciencia cierta qué pasó, quién se equivocó, ¿cómo mando esa viga que falta...? Ya se imaginan el momento.

Entonces vuelve a sonar el radio. Era el jefe de obras... algo nervioso.

---Esteeee... ejem... Ya no te preocupes. Ya encontré la viga ---dijo emocionado.
---¿Ah, si? ---¡Ufffff!---. ¿Dónde estaba?
---Estaba aquí...
---¿Hmmm?
----Esteee... lo que pasa es que estaba sentado en ella.

Hay frases que uno jamás olvidará en la vida. Esta es una de ellas.

---Pero ya no te preocupes ---intentó tranquilizarme---: lo importante es que apareció.
---¡Oye rermrmrmrmrmrmrmrm...!
---...
---Bueno, oquéi, gracias.

Clic.

Ven, uno a veces pierde la paciencia: "Lo importante es que apareció".

Fuera de bromas, uno en el trabajo pasa por una serie de anécdotas en las que siempre tiene que ser aquel que sepa dar una pronta respuesta, ya que es necesario. Ahora bien, es importante comprender que a veces uno tiene que soportar, como lo hizo Jesús, todas las cosas que pasen, sean grandes o pequeñas, pues quien es fiel en lo poco es fiel en lo mucho.

Estamos en Cuaresma, y a veces se nos ofrecen ocasiones para vivirla con humildad y paciencia. Pensemos en cuántas cosas nos pasan en el trabajo a las que siempre reaccionamos de mala manera. Bien, pues hagamos que eso cambie; seamos de quienes se vuelven servidores de los demás, y propongámonos ser humildes y sencillos. Recordemos que el Señor se hizo sirviente de sus apóstoles para demostrarles que Él vino no para ser servido sino para servir. Sigamos su ejemplo en esta Cuaresma y seamos sencillos como Jesús nos enseñó.


Edgard



* Nombre ficticio, obviamente, como el otro lo es también.

14 comentarios:

Abel dijo...

Hola.

Buena historia. Lástima que quizá hubiera perdido la paciencia con la señora que llamó, pero a pesar de eso hay que seguir tratando de seguir el ejemplo de Jesús.

A propósito, te debo un comentario sobre el ecumenismo y María. Espero hacerlo pronto.

Saludos,

Abel.

Marazul dijo...

Muy buena anecdota la de la viga perdida y la de la Sra. (igual de perdida, jajaja)
Sonreir cuando se tienen ganas de gritar es una pequeña-gran "morti" que podemos ofrecer en cuaresma... intentaré ponerlo en práctica

milanta dijo...

Yo creo que la señora apellida Viga jeje xD

Puckis dijo...

no hay que perder los estibos
cuando me psa eso mejor me alejo de las cosas un ratito
es mas facil que explotar
y por supuesto Kike
siempre aprendo aqui

Edgard dijo...

Abel:
Bueno, en realidad no es que al final trate mal a la señora, para nada, sino que el mensaje que deja la señora no era para que ella se ponga asi, uno realmente se molesta pues por la insistencia uno piensa que es importante, pero vale el consejo.

Marazul:
Realmente fue una gran "morti", jejeje. Si hubieses estado en mis zapatos... bueno, uno siempre aprende de Cristo a poner la otra mejilla y seguir siendo amable con los demas. Es un muy buen ejercicio cuaresmal.

Milanta:
mmmm... nose, bueno si se como se llama, pero... si esta igual que la viga!!!! jajaja.

Puckis:
Es cierto, nunca debes perder los estribos porque sino... tambien tienes razon con lo de "dejar todo por un ratito", a mi tambien me ayuda. Pues te da tiempo para poder contar hasta 1000, jajajaja.

Carmen dijo...

Hola, edgard:
Ser un poco firme con la señora desde el principio te hubiera aliviado las cosas, ella te hubiera dicho más rápido lo que buscaba y zuacate asunto arreglado, yo pienso que el hecho de tenerle tantaaaa paciencia en el fondo lo que hizo fue alargar el problemas...ser servicial no es ser servil.
Y en cuanto a lo de la viga, eso pasa cuando se hace eventos, todo el mundo esta tenso por el tiempo y la magnitud del trabajo, ahì sí, me parece que hay que hacer alarde de paciencia, porque a veces la gente se equivoca sin querer. Y también alejar los malos pensamientos, los negativos (por qué que estabas pensando...que el jefe de obras se había robado la viga??, ja, ja).
Espero que sigas escribiendo fue entretenido leerte.
Saludos,

Carina dijo...

jejejejee.. me rei mucho... pero sobretodo con lo de estat sentado en la viga!!! JAJAJAJJAJA... ES DECIR.. SOLTE UNA CARACAJADA UNICA.... ES QUE A QUIEN NO LE PASA QUE ANDA CON ALGO EN LA MANO YT LO BUSCA...

pero una vga de tal tamaño.. yo decia ser volada... pero este caballero me ganó!!....jeje


la señora..jijij iuna TERNURA ELLA....

me encanto tu paciencia!!...DON ARMONIL !!! jijij








gracias por tu post... no sabia quien eras!!... saludos!

Carina dijo...

A TODO ESTO KIKE... SABIAS DE ESTA PAGINA!!

http://www.catolicasporelderechoadecidir.org

Kike dijo...

Tu otro comentario ya lo contestará Edgard, que por algo es la estrella invitada y le toca contestar los comentarios (que haga el trabajo completo, je, je...).

Sobre esa página que me dices: no conocía la página, pero conozco a esas señoras. Pienso que están muy equivocadas, que están muy confundidas y que confunden al resto. Su idea de moral está batante en contradicción con una idea cristiana de la moral. De ahí que no entienda por qué se adjudican el título de "católicas".

Saludos.

Edgard dijo...

Carmen:
Me hubiese gustado ser firme con la señora, pero nunca me dio chance a terminar una frase, al menos hasta el final. Sobre los eventos, si hay que alardear de paciencia porque hay clientes y clientes, y sobre si se robo o no la viga, es imposible que el Jefe de Obra se la robe, donde la pondria? en el bolsillo?? no creo es un poquito grandaza, jajajaja. Pero uno se imagina que se equivocaron en embarcar las cosas, que no se conto bien, hay que gastar en otro flete, son muchas cosas que a uno lo vuelven loco. Y gracias, tratare de seguir escribiendo, si Kike me deja? jajaja.

Kike:
Trabajo completo??? hablaremos en privado, pues eso no estaba en el contrato, jajaja.

Carina:
Gracias por darme una identidad, jajaja, mentira, bueno ya me conoces alguito. Armonil??? que es eso?
En cuanto a la perdida de las cosas, si, a veces a uno le pasa, pero efectivamente una "viguita" de ese tamaño es imposible. La señora se ha ganado una fama aqui en mi empresa, que por motivos de respeto no lo divulgare, al menos no por ahora, jijiji. Pero que quede claro que para los de mi empresa, no es un ternura. Jajaja.

Carina dijo...

ARMONIL.... es un medicamento, un relajante, que se vende aca en Chile....

Incluso hay comerciales, o propagandas televisivas, no se como le diran allá, en donde sale un señor histerico, rompiendo todo y alguien le grita, "Guaton tomate un Armonil".... por eso ! lo decia!..

Edgard dijo...

Carina:
No me lo quieres mandar por correo??? se me hace necesario, pues ultimamente estan llamando cada vez mas "señoras son esa ternura tan especial", aparte que acabamos de entrar en una temporada muy estresando en la oficina. jajajaja. Mentira lo de mandarme el "ARMONIL". Cuidate

Patty dijo...

Hola Edgard, me dio mucha risa leer tu anécdota, sobre todo porque te imagine en la situacion JJAJAJAJAJAJAJAJAJJA. Me gustó mucho lo que escribiste sobre la ser servicial y tener paciencia, me has impresionado jajajja. Chaufa

Edgard dijo...

Patty:
Gracias por el cumplido. Se que soy una persona paciente y ultimamente me estoy dando cuenta de lo impresionantemente paciente que soy, pues se estan dando muchas ocasiones parecidas, solo que ahora no se pierden las cosas, sino que nunca llegan a la hora, jajaja.
Saludos.
PD: dijiste... chaufa??? me encanta esa comida!!! jajaja. Es una broma.