miércoles, 2 de agosto de 2006

Perdón

Pido perdón a todo el mundo por lo que viene ocurriendo con el blogcito este en estos días. Como ven, se vienen colando textos solos, misteriosos, repeticiones de posts anteriores. ¿Qué ha ocurrido? ¿Se volvió loco Kike? ¿Finalmente se le salió el único tornillo que le quedaba (ese que andaba suelto)? ¿Se trata acaso de una conspiración universal de la secta de los Misterati (esos de los que tratará el próximo Código da Vinci) para erradicar finalmente de la humanidad este humilde blog?
 
No, na' que ver. La cosa es más simple. Ocurre que uno no nace sabiendo cómo mantener un blog, ¿vio? Así que uno va probando y probando y aprendiendo hasta que le agarra el truco: «ensayo-error», que le llaman. Hace varios días envíe muchos mails de prueba (posteo con el mail-to-blogger) a este moderno medio de comunicación. Pero el moderno medio de comunicación no me respondía ni un pelo, así que respondí, con toda dignidad, como cualquier hombre hubiera reaccionado ante estos casos: a las patadas. Y comencé a enviar y a enviar posts y más posts, hasta ver si alguno sí aparecía publicado, por el amor de Dios. Finalmente, por ahí uno de tantos mails terminaba apareciendo luego de ir a "Ver blog", y al fin quedaba yo satisfecho. Igualito que tu papá cuando, al tratar de arreglar el televisor, lo termina arreglando a puñetazos, o como cuando desarmas la licuadora y al volverla a armar te sobran piezas. Algo así.
 
En fin, que por esas cosas de la vida y de estas vainas del blogger, toooodos aquellos mensajes que envié hace muuuucho tiempo, probando esto, han comenzado a llegar ahora, uno por uno... (¡sí, a la hora...!) y, no sabemos por cuánto tiempo seguirán llegando. ¡No, si ya hasta parece una novela de utopía negativa, de esas tipo Fahrenheit 451 o Un mundo feliz, o alguna de esas en las que las máquinas se rebelan contra el ser humano!
 
Fuera de bromas, qué buena cosa pueden ser medios de comunicación como estos. Sirven para encontrarnos, para difundir un mensaje, para pasar el rato o para conocer otras culturas y otra gente. Pero qué importante es que siempre estén supeditados al gobierno del ser humano, ¿no? No volvernos un esclavo de los caprichos de estos "cosos" (homenaje a Lacanna), sino que ellos estén a nuestro servicio. He dicho.

2 comentarios:

Alemama dijo...

jejejeje, "cosas del fútbol" así he ido aprendiendo, a patadas, como el televisor de tu papá :)

Kike dijo...

Pues ya somos dos, fíjese. Así he ido agarrando al pobre blogger: a las patadas. A alguien allá en California deben de dolerle las "posaderas", je, je...