martes, 6 de febrero de 2007

Pretexto

(Nota bene : en el presente diálogo, y por razones de fuerza mayor ---la preservación de mi integridad física, sin ir más lejos---, mantendré en reserva la identidad de los involucrados mediante la elisión casi total de los verba dicendi, porque si revelo que se trata de mi propia familia se me vienen todos encima y entre los cuatro me crucifican. Así que no lo diré.
 
Ah, me olvidaba: en mi país, a las telenovelas se les dice novelas).
 
---¡De nuevo comerciales! ¡No han dado ni tres minutos!
---Al final Lety se va a quedar con Fernando, vas a ver.
---¡Y dale con lo mismo!
---Pero si ya se sabe, así tiene que terminar la novela.
---Además, es Televisa...
---Pero ¿cómo rayos van a hacer para que Don Mensolín...?
---Domenzaín...
---Sí, ya sé, pero así es como le dice Don Fernando, pues... A mí me da risa.
---Yo también me pregunto lo mismo.
---¿Qué?
---¿Cómo van a hacer para que el Aldo la deje a la Lety?
---Es que se les pasó la mano...
---¿Qué? ¿En qué?
---Han creado un personaje tan perfecto, un tipo bueno, atento, dulce, enamoradísimo y cortés, que ahora no podrán destruirlo así nomás. O le cae una bomba atómica encima o la novela no será creíble. En narratología ocurre que...
---¡Ahí está, complicándose la vida!
---¿Qué están viendo?
---Ven, ya empezó la novela.
---No, yo no veo esas cosas...
---¡JA, JA, JA! ---aquí sí todos intervinimos... quiero decir, intervinieron.
---Pero Lety no se puede quedar con Aldo: ¡es un aburrido!
---¿Aldo aburrido? Yo creo que la del problema es otra por aquí, ¡eh!
---Ay, ¿y Marcia con quién se irá a quedar?
---¿Marcia?
---¿Marcia?
---¿Marcia?
---Yo creo que con el publicista ese...
---¡JA, JA, JA! ---nuevamente todos, sin piedad.
---Al final todo va a acabar de un modo tontísimo: así como Marcia ha dado un paso al costado toda tontita ("Yo quiero que Fernando sea feliz"), igualito Aldo va a hacer lo mismo: "Yo quiero que Lety sea feliz"...
---Sí...
---Sí...
---Sí, yo creo lo mismo, y se va a quedar con la Carmila...
---Cuídame ese tonito...
---Claro, todo porque esa fea de Carmila te gusta...
---Dicen que los actores ya estaban cansados...
---En realidad, yo leí que ya ni querían seguir filmando...
---Sí, pues, pero Televisa quiso alargar la novela...
---Y dicen que hoy la mamá de Lety va a malograr todo.
---Malograr no sé: de repente es el catalizador que están esperando.
---Es una tontería...
---Han hecho que la novela avance lentísimo aburriéndonos con la gorda esa que se comía papitas fritas todo el día, y ahora, en la última semana, quieren correr...
---Bah...
---No sé por qué la vemos...
---Yo tampoco...
---¡Tú eres el que la ve!
---No, si tú eres quien se fanatizó: ¡a las 9:30 en punto vienes clavadito!
---¡Ya cállate! ¡Ya empezó!
---¡Oigan! ¡Ya empezóoo!
---¡Ya voy!
---¡Ya voooy!
 
Quiero advertir una cosa: nadie en mi familia ---ehhh, bueno, quiero decir, en la familia que aparece aquí--- es aficionado a ver telenovelas... ¿Que por qué lo digo? Ehhh... digamos que los conozco, y sé por qué lo digo.
 
Fuera de bromas, el amor necesita tan solo un campito para vivir y moverse a sus anchas. Se le hace un sitiecito, apenas, y ya luego él se encarga del resto. Y es que a veces cualquier mínimo pretexto basta para que se evidencie el cariño en una amistad auténtica, la ternura con la esposa o la enamorada, o el amor en la familia. Si no fuera así, ¿qué sentido tendrían actividades tales como sentarse a ver una puesta de sol juntos, conversar de fútbol o hablar de las últimas tendencias en maquillaje? En sí mismas, ninguno. Prueben a hacerlo con una persona que detesten, o con una persona que les sea indiferente cuando están realmente apurados. Nada que ver.
 
Pero cuando hay cariño, hasta el pretexto más estúpido se convierte en una linda ocasión de compartir, en un inicio, en un peldaño o en un pedacito de la hoguera en la que se acrisolará la amistad. Y, sobre todo, en un rito, el rito que celebra casi litúrgicamente la existencia de un vínculo más fuerte que lo que podemos ver, y que nos llama desde lo más hondo de nosotros mismos. Hemos nacido para encontarnos con los demás, y cuando así es, ¿qué importa si el pretexto es una copa de vino, un partido de fútbol, comprar un bolso nuevo o ayudar a la amiga a escoger unos zapatos? ¿Qué importa si es una telenovela si lo que está en juego el amor de familia? Si vieran cómo se divierta la familia de la que les cuento todos los días a las 9:30 p. m....
 
(Bueno, bueno, tampoco es para quedarse ahí, que hay cosas mucho más profundas y que generan más comunión. Pero por algo se empieza, ¿no?).

32 comentarios:

Gigi dijo...

Prefiero no ver novelas mexicanas. Mi hígado no da para tanto. además es muy raro que me enchufe todos los días a ver sufrir a la protagonista que es la empleada (ojo que rubilinda, con un maquillaje de modelo,implantes mamarios, nariz respingadita y con un cuerpo J.Lo) que se enamoró del patrón, donde la mamá de ese angelito es una bruja desgraciada y maquiavélica que no quiere que su hijito (que por cierto es adoptado) ande de arrumacos con la natacha porque a descubierto (desde el primer capitulo, y aunque no se parecen en nada) que la susodicha es la hija de su hermana muerta, por supuesto que era la dueña de toda la fortuna que ahora tienen, que regaló al nacer a una humilde mujer que no podia ni comprar un chicle, pero que si pudo adoptar a la linda protagonista que es mas buena que un pan y mas virginal que Santa Rosa.

Por eso no veo novelas ni mexicanas ni venezolanas.
Si veo algo de novelas, brasileras pues. Por ejemplo ahora veo El Clon, porque antes no tuve tiempo para verla y ahora si. yeeeee!!
jajajaja.
Saluditos

Edgard dijo...

Y al final... en que termina la novela???? jajajaja.
Dejando las bromas siempre es bueno tener una instancia de comunion con los demas, asi sea ir de compras, siempre es bueno darse un tiempo para compartir con la familia.
Por eso, ya falta poco, se paciente Kike.
Un abrazo

Kike dijo...

Gigi:

Yo tampoco soporto las novelas clicheteras... En realidad, ¡ninguna!

Pero esta novela es diferente, fíjese: primero que la protagonista no es ni rubilinda ni miss universo (¡ni mucho menos!... ni siquiera si le quitas todo el maquillaje); segundo, que las mamás no odian a nadie ni tampoco hay villanos... La explicación que diste me hizo acordar a aquella parodia de Les Luthiers: "Radio Tertulia... nuestra opininón, y la tulla", ¡ja, ja, ja!

En fin, no estoy defendiendo la novela. Solo que es diferente.

Pero a mí lo que más me gusta es el vacilón de verla con la familia. Es casi un rito ahora, ¿vio? Cierto que cuando acabe no buscaremos otra novela; buscaremos otro rito, je, je...

Kike dijo...

Edgard:

...o un pollito a la brasa. Dime, ¿se notó que puse lo de la copa de vino a propósito?

¡Ja, ja, ja!

the petite amie dijo...

Bueeeno a mi no me gustan las novelas ,y sobre todo las mexicanas .they suck!

Pero las novelas Brasileras son mas de mi agrado ,es mas estoy viendo Señora del destino ,esa novela si parece buena

Es bonito tener reunida a la familia sabes aunque sea viendo una telellorona jeee ,
salu2 coleguita

Anónimo dijo...

m-lita:

yo ni veo tv XD, les gané

me parece interesante lo que escribits sobre la unión siempre hay motivos para una reu y no dejar a los que mas queremos pasen desapercibidos por lo que sentimos hacia ellos

Aeronauta dijo...

Kike, amigo:
Por un tonto problema no había podido comentar ni agradecer las visitas. Ahora puedo, jejeje

Kike, me sorprende --y no debiera-- tu facilidad para sacarle punta a las cosas domésticas o cotidianas más sencillas. es muy divertido lo que escribes.

Saludos, un abrazo

Carmen dijo...

Qué novela es???..ahora esta dando una brasileña en el 9, no sé si es a las 9 o 10, pero los pocos capitulos que he visto, son interesantes, te la recomiendo...
Sí, siempre es bueno tener un pretexto para sentir el calor familiar.
Saludos,

Zegim dijo...

A muchísima gente le gustó esa novela. Admito que las veces que pasaba por el canal y estaba al aire, me parecía entretenida, aunque no me enganche nunca.
Con mi madre, por raro que parezca, mi rito es ver juntos Malcom (de la Fox) o los Simpsons.
Gustav Jung decía que los rituales le dan sentido a la vida, y me parece que tiene mucho de razón.

*Pricy* dijo...

Nuestro ritual familiar es almorzar juntos los fines de semana :D
Tratamos de ver la novela del 9 siempre q podemos (la verdad es q todo se disfruta mucho mas cuando es con las personas q mas aprecias):P

Carina dijo...

hola!!

soy MARIPOSA:.. cambie el look de mi blog... y del formato... por eso ahora cambia la personalidad..


me gusto mucho lo que escribiste... creo que es verdad... uno siempre busca escusas para hablar con quienes estimas , a veces hasta repetir las mismas conversaciones sirve..

lindo mensaje

adios...

tizia dijo...

En casa no vemos novelas pero siempre encontramos otras formas de compartir.
Para mi que me la paso volando, el tiempo que estoy con mi familia es de lo más valioso.

milanta dijo...

Yo hace siglos no veo una novela completa. Ya fue, como se dice ahora jaja xD

Pero, a veces mientras converso con mi mamá y mi hermana me quedo mirando unos 10 a 15 minutos a la dichosa fea (qé es bien guapoa jeje) y como bien describes sirve de momento para "pasarla bien".

Sea en familia o con los amigos, la cuestión es estar con ellos :D

Kike dijo...

Petite:

Ooootra que me viene con las novelas brasileñas. ¿Qué tanto tienen de buenas? Desde los tiempos de Tieta, montada en un caballo como Dios la trajo al mundo (pero con ochenta años más), no soy partidario de ellas. Bueno, de ninguna.

Pero lo más importante es lo que dice, colega: aunque sea viendo una telellorona. Aunque si es otra cosa, mejor, je.

Kike dijo...

M-lita:

Fectivamente, cuando hay cariño, uno se pone creativo.

Kike dijo...

Aeronauta:

Algunas historias: un intento de ver la vida sobrenaturalmente. Porque, fuera de bromas, la vida es para tomársela bien en serio.

;-)

Kike dijo...

Carmen:

Güelcom.

[Carmen]
Qué novela es???

[Kike]
Ehhh... (mirando al productor): ¿podemos decir eso al aire?

[Carmen]
ahora está dando una brasileña en el 9 [...]

[Kike]
Ajá...

[Carmen]
[...] no sé si es a las 9 o 10 [...]

[Kike]
No, pues, si tú no sabes, yo menos, je, je...

[Carmen]
[...] pero los pocos capitulos que he visto, son interesantes [...]

[Kike]
¿Oh, sí?

[Carmen]
[...] te la recomiendo...

[Kike]
¡Ja, ja, ja! ¿En serio? Mira tú, nunca me había pasado esto: me han recomendado una telenovela públicamente, ¡ja, ja, ja!

Lo que pasa es que, en realidad, yo no soy para nada partidario de las telenovelas. Yo solo decía que era lindo ver una con mi familia. Es verdad que si fuera otra novela, no la vería, porque esta era bien graciosa (digo "era" porque ahora Televisa nos ha querido agarrar de tontitos con un desarrollo narratológico bien bien pobre). Pero lo de fondo es el vacilón de divertirnos con mi familia.

[Carmen]
Sí, siempre es bueno tener un pretexto para sentir el calor familiar.

[Kike]
Exactamente. ¿Ya ves? Estás de acuerdo conmigo ;-)

Kike dijo...

Zegim:

Pero ¿por qué hablas en pasado? Si todavía está al aire...

Los Simpsons con la mamá... eso es fuerte, hermano, ¡eh!

Jung tenía razón, yo también pienso; pero los ritos nunca son un fin en sí mismos: son un medio para alcanzar algo que los trasciende. Entonces, corrijamos a Jung: los ritos nos ayudan a recordar cuál es el sentido de la vida. O a actualizar (hacer acto) el sentido de nuestras vidas.

Kike dijo...

Pricy:

¿Tú también con la novela del nueve? Pero, hombre, ¿qué hay con ella? ¿Dan premios por verla?

¿Qué dices? ¿Que por qué me amargo? No, hombre, si yo no estoy amargo :-)

Kike dijo...

Isabel:

¿Pero no se llamaba Carina, señorita?

Cuídese de la esquizofrenia, nomás.

Kike dijo...

Tizia:

¿Dices lo de volando por volada o porque vuelas? ¡Ja, ja, ja!

Sí, se comprende, se comprende. El tiempo que mejor pasa uno es el tiempo que dedica a los que ama. Un amigo me decía: "El tiempo mejor empleado es el que dedicas a la oración. Todo lo demás es relativo". Vaya si tiene razón.

Kike dijo...

Milanta:

Sí, en mi casa también, después de esta, ya fue.

Oye, ¿y qué es eso de que Angélica Vale es guapa? Definitivamente, no tenemos los mismos gustos.

Salud.

Me, MyseLf and I dijo...

no puedo creerLO!!! lo de La fea mas bella es una pandemiaa jajaja

yo, mexicana, lo padezco... aunque diré que solo por hacer feliz a mi mamá a veces le pongo atencion cuando me dice que es des-stressante por lo boba que es la novela....

en fin... la ultima novela que realmente vi, y me di cuenta que como niña me gustaban los niños ... debi haber tenido como mm... 9 u 8 años jajaja fue Corazón Salvaje... uyy ese Juan del Diablo estaba... yummi yummi
jajajajaa

ahh y la inolvidable Cuna de Lobos... eso que no me toco la epoca, pero vi las repeticiones... novelón aquel.. con estilo Don Corleone

y sobre novelas brasileñas... solamente vi una en 'horario prohibido' jaja que s ellamaba
'Hilda Huracan'
era de una femme fatale que se enamoraba de un sacerdote o monje o algo asi...
en telenovela suena emocionante... pero estar enamorada de un wanna-be religioso, es mas complicado y conflictuante de lo que cualquier novela pueda llegar a reflejar

concluyendo, si, las telenovelas son todo un fenomeno que le dan a la socialización diara un twist bastante folklorico...
y tmb te ayudan a descubrir cosas ocultas sobre las personalidades de las personas por su elección telenovelesca

saludos!!!

TRuLy dijo...

Buuu yo no veo tele... por lo tanto no se nada de las novelas...

Igual pase a saludarte.

Mua. beso y apapacho :)

Trilce dijo...

Kike: pasaste a ver mis fotos y no el blog de mis historias....jaja..
Bueno..yo no veo ni novelas ni telenovelas...pero la que cuentas se vé entrete.
Gracias por pasar por mi blog, anda cuando quieras y saludos te manda la gatita.

Trilce

Kike dijo...

Ingrid:

Otra con el tema de las novelas brasileñas. Ya me están dando miedo todos, te cuento...

De todos modos, gracias por decir brasileña y no brasilera, que estará todo lo aceptado ahora por la Real Academia Española, pero que no atraco por ser de origen bárbaro: con lo hermoso que es el portugués, quieren mezclarlo con el (no menos hermoso) castellano.

Ah, y a mí, al contrario de su madre, lo de la novela no me relaja por lo boba; al contrario: al ser tan boba me tensa más.

Kike dijo...

Truly:

¡Caramba, bienvenida! ¡La chica que escribe con negritas y cursivas, ja, ja, ja!

¿No ve novelas? No se pierde de nada. Hay cosas más importantes en la vida: como pasar tiempo con quienes uno quiere, por ejemplo, que de eso se trataba el asunto (ya me están acusando de novelero en algunos predios).

Vuelva cuando quiera: hay limonada y galletitas.

Kike dijo...

Trilce:

¿Y de dónde saca la idea de que no visité el otro blog también? ¡Ahhh...!, ¿ya ve? Le falló el cálculo: le hace falta leer más libros de espías, je, je...

Sí lo revisé, y leí un par de historias, no se crea.

Aprendí esa palabra, entrete, también por cortesía de otra lectora chilena. Si no, iba a estar más perdido que Adán en el día de la madre.

Vuelva usted también cuando quiera, que hay limonada y galletitas. Y por llamarse igual que aquel tan denso libro del querido Vallejo, le invitamos también café moka o una coca-cola helada porque, vamos, estamos en verano.

the petite amie dijo...

No psss colegaaa!


dejame ser!


a mi me gustan las novelas brasileras!


jaja


salu2

oyeee y mis galletitas ?


besotes

Kike dijo...

Bueno, bueno, tá bien, atraco: vea usted sus novelas brasileñas. Usted tiene todo el derecho del mundo, colega... a malograrse la vida ;-)

Y sobre lo de las galletas: ya ve que cumplí.

María, María... dijo...

Kike:

Por acá, trasnochando y sin sueño, entré a leer un poco (Y no para que me diera sueño, ojito con pensar eso jaja); sino porque tenía ganas de una lectura amena, llena de sentimientos y que esconda por detrás algo más grande, una hermosa enseñanza.

Kike, hermosísimas palabras, en serio. :) No tengo nada que comentar, porque ya has dicho todo. :)

Te mando un besotte y un abrazotte, y algún día hornearé galletitas para traer a tú blog, ¿Querés?

Cuidate mucho, amiguito. Te dejo en compañía de una sonrisa: :D ;)

Tú amiga, en Cristo,
Guada.

Kike dijo...

¡Hombre, Marma! ¡Qué lindas palabras! Muchas gracias por eso. Y sí, claro, trae galletitas, porfa, que ya me las están reclamando todos a quienes se las prometí, ¡ja, ja, ja! (aunque a algunos les consta que cumplí).

Saludazos.