lunes, 18 de setiembre de 2006

De hecho discutieron allá arriba

(Decoración: Una oficina. Por las ventanas se ven nubes y el cielo azul. Hay tres escritorios, llenos de papeles desordenados y útiles de oficina. Montañas de expedientes por aquí y por allá. Un archivador, un ventilador de pie, una cafetera y algunas tazas. Una pizarra de acrílico con algunas anotaciones: "São Paulo", "Madrid", "Ojo con el asunto de Israel". Dos personajes conversando, cada uno en un escritorio).

 

ÁNGEL 1: ¡Aquí está! (Saca un expediente de entre una montaña de ellos). Y aquí puedes ver lo que te digo: el plazo se le venció ayer.

ÁNGEL 2: (Se coloca un par de anteojos y revisa el expediente). Hmmm... Tienes razón. Justo, a las 11:59. Desde hoy está en horas extras, ¿no?

ÁNGEL 1: Y ya sabes las reglas. Toca recogerlo.

ÁNGEL 2: Pero ¿siguieron el protocolo hasta ahora? ¿Le mandaste señales, signos, pruebas, mensajes? ¿Le dijiste que se convirtiera?

ÁNGEL 1: ¡Y, sí! ¡Hicimos todo! Le hablamos fuerte y de mil maneras: mientras rezaba, mientras cantaba, por medio de acontecimientos de su vida, por medio del Libro, de la liturgia... Le hicimos conocer gente que valía la pena; algunos incluso están entre nosotros ahora. Le dimos cosas para leer, cambiamos sus amistades, le ordenamos la vida...

ÁNGEL 2: ¿Y ni aun así?

ÁNGEL 1: Míralo tú mismo.

ÁNGEL 2: (Le da una mirada al expediente). ¡Opa! Vaya... Pero ¿y algún sacudón?

ÁNGEL 1: Claro, varias veces. Por ahí en aprovechamos alguna enfermedad, alguna cosa fuerte que pasó así porque sí o porque se la mandó Eldeabajo...

ÁNGEL 2: ¿Y?

ÁNGEL 1: Y, bueno, nada... Al principio como que reaccionaba... Pero luego volvía a las andadas. 

ÁNGEL 2: ¿Y por qué no lo han recogido hasta ahora?

ÁNGEL 1: (Obligando al otro a juntarse a él y bajando la voz). No sé si te deba decir esto, pero...

ÁNGEL 2: ¿Pero...?

ÁNGEL 1: Es que el Jefe vino personalmente a encomendárnoslo.

ÁNGEL 2: (Incrédulo). ¡No!

ÁNGEL 1: Palabra. Es verdad. ¿Recuerdas esa vez en que viajó todo el rato pegado a la puerta del colectivo, y no se había dado cuenta de que estaba mal cerrada?

ÁNGEL 2: Claro que me acuerdo. Y no estaba mal cerrada: estaba abierta. Junta, pero abierta. ¡Y no se dio cuenta el mongo!

ÁNGEL 1: Pues bien: ese día teníamos órdenes de que no le pasara nada. Y la orden... (mira a izquierda y derecha, nervioso) ...vino de Arriba... ya sabes.

ÁNGEL 2: ¿Y él se dio cuenta?

ÁNGEL 1: Sí, al final. Vieras la cara que puso, ¡ja, ja, ja! Se puso a pensar toda una semana, muy conmovido. Dio las gracias y todo...

ÁNGEL 2: ¿Y luego?

ÁNGEL 1: Pues ya viste... Sigue ahí. Bueno, ahora escribe unas cosas en Internet, de vez en cuando. Pero igual, creo que ya es hora. Ya tuvo tiempo, no lo aprovechó, su corazón todavía no es lo que tiene que ser...

 

(Un sacudón súbito. De ser posible, hacer que tiemble la escenografía. La voz que se oirá va en off. Debe ser una voz grave, profunda y cavernosa, con presencia. De ser posible, usar a tres personas para hacer la voz. En su defecto, una voz basta, es lo mismo. Se puede poner sonido de trueno a cada palabra. Los otros personajes miran a una esquina del escenario cuando se oye la voz).

 

JEFE:     ¿Qué hablan?

ÁNGEL 1: ¡Opa! ¡¿Para qué hablas tan fuerte?!

JEFE:     Silencio. ¿Están hablando de quien yo creo?

ÁNGEL 2: Ehh... sí, Señor. Del mismo. Eeeh... Tú le llamas Kike...

ÁNGEL 1: (En voz baja, a su compañero). Le dice Kikito.

JEFE:     Yo sé cómo le digo.

ÁNGEL 1: Sí, Señor, perdón.

JEFE:     Ayer venció su plazo, ¿verdad?

ÁNGEL 1: Sí, Señor... ayer.

JEFE:     ¿Cuánto tiempo lleva en la tierra?

ÁNGEL 2: Veintiocho años, Señor. Hoy empieza el año veintinueve.

ÁNGEL 1: Y no ha dado fruto, Señor.

JEFE:     (Tono pensativo). Hmmm...

ÁNGEL 1: Señor, toca que lo recoja...

JEFE:     Yo sé qué toca.

ÁNGEL 1: Sí, Señor, yo sé que sabe... Yo nada más decía...

ÁNGEL 2: (Dando un codazo a su compañero). Shhh...

ÁNGEL 1: Y, que bueno, que Usted cuando bajó a la tierra dijo aquello de que todo árbol que no da buen fruto, y lo del bieldo y la era...

JEFE:     Yo sé qué dije, Gadreel...

ÁNGEL 1: Sí, sí, yo sé, Señor...

ÁNGEL 2: (Otro codazo al compañero. En voz baja) ¡Cállate!

JEFE:     Ha tenido muchas oportunidades... Le hemos dado mucho... Le hemos hablado de muchas formas distintas... Hemos hecho varias cosas por él... Yo mismo estuve con él varias veces, hablándole...

ÁNGEL 1: Por eso mismo decía, Señor, que...

JEFE:     Pero no. Miren, muchachos, hagamos una nueva excepción con Kike. Tal vez este año sí la haga.

ÁNGEL 1: ¿Señor?

JEFE:     Sí, denle un año más. Sí. Eso quiero. Denle un año más. Yo mismo veré, incluso, de hablarle más. De repente necesita ayuda extra...

ÁNGEL 1: (En voz baja y con tono sarscástico). De hecho la necesita...

JEFE:     ¿Cómo dices?

ÁNGEL 1: Nada, Señor.

JEFE:     Bueno. Así quedará. Denle un año más, y esta vez pondremos más empeño todos . Verán que reacciona.

ÁNGEL 2: Sí, Señor. Así se hará.

ÁNGEL 1: Es un buen chico en el fondo.

JEFE:     Yo sé que lo es. Yo lo creé.

ÁNGEL 1: Sí, Señor... yo no dije que...

ÁNGEL 2: (Le da un codazo a su compañero).

JEFE:     Además, mi madre me ha estado fastidiando todo el día con él.

ÁNGEL 2: ¿La Señora?

JEFE:     Sí. Ella lleva mejor la cuenta, y desde ayer me pidió que lo pensara, que le diera otro año más.

ÁNGEL 2: Lo quiere mucho.

JEFE:     Sí... vamos a ver si a ella le hace más caso que a mí. A veces es así, y ella los termina trayendo. Y vienen felices.

ÁNGEL 1: Sí, Señor, es un efecto casi mágico...

JEFE:     ¡¿Mágico?! (La voz se escucha desconcertada).

ÁNGEL 1: ¡No, Señor! Yo quise decir que...

 

Fuera de bromas, hoy es el cumpleaños de este humilde posteador. Hoy Dios le está renovando nuevamente el contrato, a ver si este año por fin se deja de tonterías, se toma su vida en serio y por fin comienza a hacer lo que le toca para ganar el Cielo. Por lo pronto, recen por él, por favor, para que así sea.

12 comentarios:

isladetera dijo...

Muuuuuchas felicidades!!! Qué honor poder ser la primera en felicitarte desde estas redes, para que veas que aunque estoy un poco ausente, sigo leyendo...

Lo dicho, muchas felicidades, por cierto el mío fue el miércoles pasado, pero no dije nada, ups.

Saludos!

Checha dijo...

Feliz Cumple Kikito!
Que este nuevo aniversario de tu llegada al mundo te encuentre feliz!
(Já, te dice Kikito, como yo!)

Anónimo dijo...

FELIZ APIO VERDE...!!!!! que tu dia a dia sean reflejo de tus metas alcanzadas...y las muchas por venir....Besos
Mis oraciones siempre contigo
Vaiola

Alemama dijo...

¿Y ya has cambiado la edad en tu perfil?
¡¡Muchas felicidades!!
No he leído este post, pero parece que el estar en cama te pone más productivo. Ya vendré y mientras tanto, que Dios te de un año de bendiciones :)

Kike dijo...

Raquel:
¿Y cómo no dijo nada de su cumpleaños? ¡Hombre, qué falta de confianza! No importa, que igual la tendremos presente en la oración. Rece por mí, más bien. Un abrazo y feliz cumpleaños _belated._

Kike dijo...

Checha:
Y, sí, me dice Kikito... es que es bien cariñoso, ¿vio?

Muchas gracias por tus buenos deseos. Reza por este humilde servidor, por favor.

Kike dijo...

Vaiola:
¡Opa!, si mi día a día es reflejo de mis metas alcanzadas, no me podré mirar al espejo, je, je...

¡Muchas gracias por los saludos y las oraciones!

Kike dijo...

Alemama:
Y, sí, cambié la edad del perfil... Fue lo primero que hice para sentirme viejo así, de golpe, y que no me agarre "frío", je, je...

Muchas gracias por desearme bendiciones, y espero que contribuyas a ellas con tus oraciones. Un abrazo.

.: MeLi :. dijo...

Kike, ¡Feliz cumpleaños!
¡Cómo no avisas oye! Jajaja, sí, ya sé que los cumples no se avisan!!!

Tu historia te ha salido muuuy bonita, en serio. Me la quiero copiar, es más, podrías hacer una obra de teatro con ella, qué tal imaginación chica.

Me ha super conmovido. Cuantas veces renegamos de que no hacemos nada productivo en la vida y no pensamos que de pronto Jesús o María nos quieren aquí todavía :)

Fuera de bromas, la verdad eres un super afortunado!!!

Besos.

P.D.: Te escribo un mail, léelo pe!!!

El Sacristán dijo...

¡Feliz Cumpleaños!
¡Que Dios te ilumine!

Kike dijo...

Meli:
Ya, ya, ya... mucho halago, pero ¿rezaste por mí? ;-) Fuera de bromas, tabién, gracias por tus palabras.

Y lo del mail: ver para creer ;-)

Kike dijo...

Sacristán:
Hombre, para mí el regalo es que usted se haya paseado por mi blog. Y sus oraciones, claro...

Saludazo hasta la Arequipa, aquí, comiéndome unos tofees de La Ibérica que una paisana suya me regaló, y que por fin puedo probar.