miércoles, 20 de setiembre de 2006

De celebraciones, cariños familiares y luchas

La primera persona en saludarme el día* de mi cumpleaños (después de la amiga Lula) fue mi hermana, que cuando me desperté se encontraba planchando en el cuarto que está al lado del mío. Un abrazo, un beso, un que Dios te bendiga y un voy a rezar por ti. Luego, mientras continuaba mi viaje hacia el primer piso, recibí mi segunda salutación, esta vez de manos de mi madre. Y no, no porque me la haya encontrado feliz y radiante, lista para darme un abrazo de aquellos... sino porque me dejó una de sus notas. Ya hablé antes de que mi mamá es una maestra en el género notístico. Y esta vez, esto fue lo que me dejó a manera de salutación mañananerocumpleañera:
 
Kike
- Las ollas no me las dejes sucias en las noches,
las necesito en la mañana.
- No te olvides de la arrocera.
- La maleta grande la guardas arriba.
- Sacas la basura general y la del baño.
 
Sí, así me tratan, ¿han visto? ¡Ja, ja, ja! Mi mamá no perdona. Aquello de la maleta es porque mi hermana menor se fue de viaje y nos dejó un zafarrancho de maletas descartadas antes de irse. Luego mi madre me encontró por allí, y ahí sí fueron el beso, el abrazo y más bendiciones "pero con mucha salud". Y mientras yo tomaba mi desayuno salió para ir a recoger a los niños que lleva al colegio. Pero un instante después, llamó desde su celular :
 
---¿Aló?
---Aló, ¿Kikito?
---Sí.
---Hay un regalito para ti en el escritorio: ¡unas galletas! ---les juro que gritó emocionada.
---¿Oh, sí?
---Sí, de soda, que es lo único que puedes comer, ¡ja, ja, ja! ---les juro que hubo risa. 
---Ehh... buenooo... gracias, mamá.
---¡Para ti, hijito!
 
Y lo dijo en un tono tan burlón y tan alegre, que ya no pude aguantarme, y yo también reí. No hay nada que hacer : cuando hay cariño, hay cariño, ¡ja, ja, ja!
 
Fuera de bromas, mi cumpleaños fue un día de lucha, entre amargarme un poco por seguir medio enfermo del estómago y alegrarme por tantas bendiciones que hay en mi vida, de las cuales el cariño que recibí de mucha gente por medio de sus saludos ---entre los cuales se cuentan los de los pocos lectores de este coso--- es algo de lo más caro a mi corazón. Fue un día de lucha, digo. Pero el humor es un arma poderosa, porque ayuda a aligerar la lucha, y a sonreír con Dios. Bendito sea Dios por el humor. Y de él tiene mucho (ya volveré sobre eso más adelante).
 
Lucha, lucha, lucha... ¿Pero acaso no es la vida del hombre sobre la tierra una milicia? Y eso no lo dije yo (denle una mirada a Jb 7, 1). Ya ven que ni en el cumpleaños se salva uno.
 
 
* Y es que dos de mis tías mías se adelantaron por error una semanita, je, je...

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Prometí pasar por acá, y acá estoy, "paseando" por tu blog, Kike :-) Y para que el día no se acabe sin que hayamos "hablado" una vez más, aprovecho para dejarte estas líneas...
Qué más decir sobre tu cumple? Ya creo que nos contamos todo, pero me encantaron algunos detalles que leí por acá :-) jeje!!
Te "amndo" un beso más, con mucho cariño,
Angie
P/D: Bien por tu mano! Así me gusta, que la cuides mucho...

Kike dijo...

¡Ja, ja, ja! Para los que no entienden ni papa, aclaro que Angie estaba preocupada en la mañana por que se me fuera a adormecer la mano de tanto agradecer saludos. Pero no fue así (¡vamos, no eran para tanto!), y por eso se alegra de que mi manito esté bien. Y mejor, porque me sirve para muchas cosas, como abrazar a mis amigos, tomarme un buen whisky de cuando en cuando y escribir por acá :-)

¡Saludazos, Angie!

Edgard Hinojosa dijo...

Gino, Feliz Cumpleaños!! se que es "tarde" por la fecha pero para saludar a un hermano por su cumpleaños nunca, y repito, nunca es demasiado tarde. Dios te bendiga y Santa María guie tus pasos, pues como tu dijiste en tu historia: "La Señora te quiere mucho"

Un abrazo
EDGARD

PD: la proxima desocupen rapido el telefono pues, llamaba y llamaba y no contestaban

Zegim dijo...

¿Que sería de nosotros sin nuestras madres y sus ocurrencias?

Por cierto, felicidades retrasadas.

Kike dijo...

¡Caramba! ¡Miren, pues! Ese que habla allá arriba es uno de mis dos mejores amigos en el mundo, y uno de los dos únicos suscritos al RSS de este blog con Bloglines (el otro soy yo ;-) Y, como pueden ver, SE OLVIDÓ de mi cumpleaños, je, je... Pero, bueno, estamos a mano porque yo me olvidé del suyo, así que vamos empates. Aunque yo no me olvidé del día: solo me olvidé de llamarlo. Ese día sí recé por él (como varias veces, en realidad).

Ahora se le ocurrió revelar mi segundo nombre... ¡y con lo que cuido mi privacidad por aquí! Ay, ay, ay...

Bueno, pues, Ergarcito, será mínimo un Chivas para resarcirte, ¿no? O, ya, pues, un pollito a la brasa: mira que todavía te doy para elegir. Soy demasiado bueno contigo...

Bueno, ¿habrás rezado por mí, no? ¡Mínimo! Ah, y para la próxima, mándame un mail, pe', en vez de contarle a todo el mundo cómo me llamo, ¡ja, ja, ja!

Kike dijo...

Zegim:
En efecto, pues, ¿qué sería de nosotros sin ellas? Ya hablaré de esto más adelante, síp.

Muchísimas gracias por tus saludos, y el mejor regalo que me das es que te veo volver por aquí. Y, bueno, si te acuerdas de rezar también por este pecador, completas el círculo ;-)

Un abrazo.

Vivia dijo...

Hey gracias por pasar por mi blog.. y felicidades por tu cumpleaños.. me estare dando mis vueltecitas por aca!!!

Kike dijo...

¡Hey, gracias! Y, claro, vuelva por aquí cuando quiera: hay limonada y galletitas.

Edgard Hinojosa dijo...

Esta bien, Kikito, ni mas revelare tus "nombres" por privacidad. Jajaja. Bueno respondiendo a tu interrogante de que si rece por ti, SI LO HICE y ademas te llame, pero no contestaron en tu casa, pero ese ya es otro tema. Pero no importa lo dejaremos por empate debido a tu invitada a comer pollito con un chivas!

Kike dijo...

¡¿Qué quién invitó qué?! Caramba... lea bien, señor: otro será el que se tenga que mojar ;-)

Y gracias por rezar por mí. Esperaré tu llamada para ver cuándo vamos por ese Chivas que TÚ me vas a invitar... o por el pollito.

Aeronauta dijo...

Está mi madre acá y tengo poco tiempo para el blogeo....ya vendré ;)

Kike dijo...

Pues si se parece a la mía con sus notas, ya tendrás muchas cosas que contar, ¡ja, ja, ja! Un abrazo, Aeronauta.