viernes, 15 de setiembre de 2006

Sopa de pollo

Cuando uno a media tarde comienza a sentir como que hace más frío del normal, pero a la vez siente mucho calor dentro de sí, intuye que algo puede ir mal. O eso o que ha tenido un mal día. Pero si luego al día siguiente uno ya tiene tanto frío que se comería diez velas encendidas, y ni aun así siente que mejoraría, entonces comienza a pensar que tal vez algo ande efectivamente mal. Y si durante todo el día se ha sentido tanto movimiento intestinal como para temer que nos busquen los de la Warner Bros. para hacer la cuarta parte de Alien, ya comienza la inquietud a asomarse un poquito. Y si, finalmente, cuando uno más tarde va al baño siente que está dejando irse todos los órganos internos de una sola vez, entonces ya puede darse el lujo de pensar : "Ajá: creo que algo anda  mal".
 
Pues esta ha sido la historia de este humilde posteador esta semana. Anteayer con una fiebre descomunal, y ayer, en cama casi todo el santo día. Y del estómago... ni hablar. Mejor no lo cuento por respeto al respetable. Solo digamos que si antes ya era flaco, ahora he observado que cuando le hablo a alguien, ese alguien se suele demorar un poco en descubrir quién le está hablando. Pero supongo que mejoraré.
 
La cosa es que cuando uno está así, que con solo ver la comida siente náuseas, que siente que cualquier cosa que coma sería un suicidio, pero que a la vez se muere de hambre, piensa: "¿Y ahora qué haré? ¿Qué será de mí?". Y entonces uno agradece que exista una cosa tal como la sopita de pollo.
 
Sopita de pollo,
sopita de pollo,
que para la comida
eres un rollo...
 
No lo sé. Yo para la poesía no soy muy bueno, ¿vio? Pero de que la sopa de pollo es buena, es buena; no hay duda. Y de que salva la vida, salva la vida.
 
Solo que ahora que se ha convertido en la piedra angular de mi dieta (bueno... en la única piedra), me pongo a pensar en que es un milagro de Dios que exista algo que un enfermo del estómago pueda comer sin que le haga daño. Hasta en eso pensó Dios cuando hizo el mundo, fíjense.
 
Fuera de bromas, ¿se habían puesto a pensar alguna vez en eso, en qué tan perfecto es el universo creado por Dios? ¿Sabían, por ejemplo, que si la Tierra estuviera tan solo un 10% más cerca del Sol, nos quemaríamos? ¿Y que si estuviera un 10% más lejos, nos congelaríamos? ¿Y que si la Luna estuviera un 20% más cerca de la Tierra tendríamos olas de casi veinte metros dos veces al día en casi toda la superficie del planeta? ¿Y que el agua tiene un comportamiento distinto del de los demás líquidos cuando se congelan, lo que permite que en los mares y lagos se congele solo la superficie y la vida siga existiendo debajo de ella? O fíjense en esto: la Tierra es algo así como una gran manzana. La parte sobre la cual vivimos es, en realidad, comparativamente más delgada que la cáscara de una manzana. El resto de la Tierra es, en buena parte, roca fundida, capaz de derretirnos con solo alcanzarnos. Por otro lado, sobre nosotros existen cosas como los rayos ultravioleta, y otras cosas capaces también de destruirnos. Y tanto del calor de debajo de la Tierra como del frío y de los rayos UV nos protege la atmósfera que, por si fuera poco, contiene la exacta proporción de oxígeno ---21%, ni más ni menos--- para permitir que los seres humanos podamos respirar, trabajar, salir con amigos, enamorarnos, reír de los buenos chistes y pasar un tiempo fenomenal. ¿Se habían puesto a pensar en eso?(1)
 
Yo, la verdad, de vez en cuando lo pienso. Y hoy que tomaba mi sopita de pollo en el almuerzo, pensaba en qué perfecto es el mundo creado por Dios, en el que incluso está previsto qué comerá el enfermo que, precisamente, padece de un mal por el que si come, empeora, pero si no, también. No, señores: para esos casos hay algo que se salva de la regla: la sopa de pollo. Bendito sea Dios... y benditos los pollos mártires.
 
 
(1) Datos tomados de Kennedy, James. How I Know There is a God. Citado en "The Universe - A Perfect Design by a God that Cares". Folleto editado por Project Truth. New Jersey: s. d.

16 comentarios:

Ecazes dijo...

Nada como una buen sacudón (enfermedad)para poner las cosas en perspectiva.
Que se nos mejore pronto, pediremos.
...por que con su físico y una dieta restringida de sopa de pollo, terminaremos atándole una bandera para saber donde está.
;p

Kike dijo...

Ahora que mencionas lo de la bandera... con razón mi papá me persigue para amarrarme ese trapo fosforescente al cuello... Lo tendré en cuenta ;-)

Gracias por las oraciones.

Marazul dijo...

La verdad a mi me basta con pensar en el funcionamiento del cuerpo humano para darme cuenta que Dios hizo todo perfecto, pero con esos "hechos" mencionados por ti, basados en ese folleto con un título tan bonito, pues solo me queda seguirme sorprendiendo de las maravillas que Dios hace por nosotros.
Espero que te recuperes pronto y puedas comer normal para que hagas una dieta de engorde, jeje!

Kike dijo...

Yo también quiero sanarme de una buena vez... ¡no te imaginas cuánto! >:-(

Hacer dieta de engorde... Oí a mi madre hablar algo acerca de alpiste...

Lula dijo...

QUE RARO QUE NO PUEDA DEJAR COMENTARIOS!!!!

BESOTES, QUERIDO!

Kike dijo...

Debe de ser un error en la Matrix...

Lula dijo...

AHHHHHHH, Y FELIZ CUMPLEAÑOS!!!, ME ACORDE, EHHHHHH!!!!

QUE LOS CUMPLA, LA LA LA...

MAS BESOTES!!!!!!!!

Lula dijo...

Alla todavia no es 18, pero aca si. He dicho! y vale la aclaracion, no?... para no quedar mal :D...
Me fui, si, no me eche...

Zegim dijo...

Y además, todo lo que no sabemos ubicar a que sabe exactamente decimos que "sabe a pollo."

Por lo menos yo lo hago.

Kike dijo...

Caramba, tres comentarios de Lula en un día, y doble dosis de besos... El cumpleaños empieza bien, ¡ja, ja, ja!

Muchas gracias, Lula. Un abrazote.

Kike dijo...

Zegim:
Y, sí, pero no todo tiene el efecto del pollo. Digamos que algunos pollos matan, je, je...

Ecazes dijo...

Feliz Cumple??

Kike dijo...

Sí, hoy es mi cumple, Elena. ¡Muchas gracias! Reza por mí.

Ecazes dijo...

a la orden!
claro que si!
el Señro me lo bendiga mucho y me lo llene de Dones

café- café dijo...

Esa Lula baila mucho. Te dejo mi taza de café reconfortante :)

Kike dijo...

¡Hombre, con las ganas que tengo de un moka! Hace tieeeeempo que no puedo tomarme un café... Ay, la vida es dura a veces...

Gracias por pasar por aquí. Saludazos.