martes, 5 de junio de 2007

A veces es mejor de luto que de fiesta

Nota de redacción
Antes del post de hoy, quiero detenerme un momento para agradecer los innumerables mensajes de ánimo y aliento de mis (cuatro) lectores. Con delicadeza, finura y mucho cariño, me alentaron a escribir y me demostraron que hay quienes leen esto (¡gracias, mamá!).  Quiero decirles que me conmovió mucho aquella amenaza de muerte que alguien colocó bajo la puerta de mi cuarto. Y cuando uno de mis perros apareció decapitado en la entrada de mi casa con una nota que decía: "Escribe, o será peor" (por cierto, señor vándalo: esa coma sobra), llegué a las lágrimas: hay gente a la que le importa este pequeño blog. ¡Gracias totales!
 
Ahora sí, vamos a lo nuestro.
 
***
 
---¡¿Quién rayos es Olguita?! ---tapé el auricular lo mejor que pude e interrogué con furia a mis compañeros.
 
Estamos en noviembre de 1999. Son las 2 de la tarde. Dentro de apenas cuatro horas tendrá lugar una ceremonia de confirmación en la capilla en la que trabajo. Cerca de sesenta chicos y chicas se confirmarán, y quienes los hemos preparado durante todo este tiempo estamos como loquitos de un lado al otro ultimando los detalles. Por eso, precisamente porque hemos estado como loquitos toda la mañana, ahora A.,  J. y yo procuraremos tener un momento de tranquilidad durante el almuerzo, a ver si así recobramos algo de paz.
 
Ah, paz...
 
Claro que una cosa son las intenciones, y otra, la realidad, porque no pasaron cinco minutos desde que comenzamos a comer unos ricos tallarines cuando sonó el teléfono. De inmediato A. y J. se volvieron para mirarme. Saben que me revienta que suene el teléfono mientras como, y saben también que mi particular manera de aguantar el estrés (incapacidad, dirían otros) me ha puesto al borde del abismo. Entonces saben que al contestar el teléfono habrá espectáculo.
 
---¡Aló! ---dije en lo que sería el equivalente a colgar el teléfono de un manazo, pero al revés, o sea, contestándolo.
---¿Aló? Buenas, joven. ¿Podría hablar con algún chico de la confirmación? ---era una señora con una de esas voces que tienen el tono preciso y la nota justa para colmarte la paciencia simplemente con el saludo.
 
Mi cara debía revelar, seguramente, todos mis esfuerzos por contenerme, porque A. y  J. ya comenzaban a sonreír.
 
---Buenas tardes, señora. Me llamo Enrique. Soy uno de los catequistas ---dije lo más calmado que pude.
---Ah, buenas, joven. Habla la mamá de Olguita.
 
Genial, lo que faltaba: otra persona más con el complejo del inconfundible.
 
---¡¿Quién rayos es Olguita?! ---fulminé a mis compañeros como si ellos tuvieran la culpa.
 
Con caras de extrañeza que eran para filmarlas, A. y  J. se miraron un instante. Pero no mucho: luego se volvieron a verme para seguir divirtiéndose; total, esto apenas comenzaba. Debí cobrarles entrada.
 
---¿Joven? ¿Está ahí?
---Sí, señora. Usted es la mamá de Olguita.
---Sí, joven.
---...
---Ay, joven, qué bueno que lo encuentro. Es que quiero hacerle una consulta, joven.
---Mmsssí, dígame...
---Joven, ¿puede Olguita ir hoy a su confirmación con un vestido negro, joven? ¿Hay problema con eso, joven?
 
¡Vaya, lo que faltaba: dilemas existenciales de última hora!
 
Se lo conté a A. y a J. Casi se atragantan entre bocados de tallarines y carcajadas. No, ninguno de ellos quería estar en mi lugar. No, ninguno sabía si había problemas en que Olguita usara un vestido negro.
 
---Ehhh... señora...
---Mire, joven, lo que pasa es que Olguita quiere usar el vestido negro, joven...
---Entiendo, señora, mire...
---... y yo no sé, joven...
---...sí, señora, mire...
---...no sé si debe usarlo. Yo le digo que use el blanco, joven...
---Sí, señora... Ehhh... ---¿Había oído bien?--- ¿Tiene un vestido de color blanco?
---Sí, joven.
 
¡Jo!, ¿y para eso me molestaban el almuerzo?
 
---Bueno, señora. Entonces no se haga problemas: que use el blanco.
---Bueno, no es blanco, joven; es perla...
 
A. y  J. estaban que no podían más de la risa. En cualquier momento se caerían al suelo con platos y todo.
 
---Bueno, señora, blanco o perla no importa: que use ese.
---Sí, pero Olguita quiere el negro, joven...
 
Esto empezaba a rebasar mis límites. Si la señora decía "joven" una vez más...
 
---Mire, señora, entonces no nos hagamos problemas. Que use el negro...
---Sí, pero ¿estará bien, joven?
---¡No lo sé, pero que use algo!
---Es que, ¿sabe, joven...?
 
A. y  J. ya habían dejado de comer. Por prudencia, ¿vio?, no fuera que se murieran de asfixia: el ser humano no puede reír y comer a la vez.
 
---Señora...
---No, es que, ¿sabe qué pasa, joven?
---Dígame, señora... ---suspiré.
---El vestido blanco de Olguita tiene un escote.
 
Ah, un momentito: eso era otra cosa. Por fin hablábamos claro.
 
---Perdón, señora, ¿cómo dice? ¿El vestido blanco tiene...?
---No es blanco. Es perla, joven...
---¿...el vestido perla tiene un escote?
 
El amigo A. desciende de chinos. Si normalmente los ojos no se le ven, ahora que se reía tanto juro que le habían desaparecido.
 
---Sí, joven, tiene un escote. Por eso yo le digo que vaya con el negro, joven, pero no sé si esté bien, joven.
---Mire, señora, hagamos algo: que se ponga el vestido negro y que...
---Pero es negro, joven...
---¡No importa!
---¿Perdón?
 
J. tuvo que salir de la habitación a respirar : con tanta risa se estaba ahogando. 
 
Por mi parte, cambié de táctica y me puse dulce.
 
---Quise decir que no se preocupe, señora. Mire, dígale a Olguita de mi parte que puede usar el negro, que no hay ningún problema. Es mejor que use el vestido negro a que use el blanco...
---Perla...
---...el vestido que tiene escote. No es lo más apropiado.
---Bueno, joven, entonces está bien, joven. Muchas gracias, joven.
---De nada, señora.
 
Volví a terminar de almorzar mis tallarines fríos. Y lo hice solo, porque A. y  J. habían ido a escupir todo lo que se habían atragantado entre las carcajadas y el llanto por tanta risa.
 
***
 
---Ya sé quién es Olguita ---sentí una mano en mi hombro y una voz en quedita al oído.
 
Son las 5:45 de la tarde. La confirmación está a punto de comenzar, en apenas quince minutos. Seguimos en las correrías de aquí para allá y de allá para acá. Yo con las justas pude tener tiempo para ponerme el terno* y estar listo. Ahora, faltando quince minutos, parecía que ya por fin teníamos todo bajo control.
 
Bueno, casi todo. El amigo A. se me acerca discretamente, se asegura de que nadie lo vea y me dice en secreto:
 
---Ya sé quién es Olguita.
 
Digamos que con todo lo que pasó en la mañana lo último que quiero es conocer a Olguita. No me muero de la curiosidad, y así se lo hago saber a A. con mucha amabilidad. Ehh... no puedo reproducir esas palabras aquí.
 
---Sí, ya sé ---insistió---. Pero tienes que verlo. Ahora entenderás lo del vestido. Te vas a morir.
 
Así que me dejé llevar por A. unos metros más allá, hasta la entrada de la capilla. Y entonces la vi. A Olguita, digo. Y también vi el vestido.
 
Como es obvio, querido lector, no me morí al ver lo que vi: le falló el horóscopo a mi amigo.  Sin embargo, cuánto hubiera deseado que no le fallara. Porque lo que vi hizo que se me revolvieran las tripas de cólera, pero también que me ahogara de la risa. ¡Gracias a Dios que me reí, porque si no allí mismo hubiera corrido sangre!
 
¿Y qué cosa vi? Pues vi a la susodicha Olguita. Efectivamente, había venido enfundada en un largo vestido negro. Y el vestido negro ---hay que reconocerlo--- era elegante y no tenía ningún escote raro ni pervertido en el pecho. El problema estaba abajo. El problema era que el vestido negro de Olguita tenía una larguísima abertura en la pierna derecha, que le corría desde el tobillo hasta seguramente medio centímetro debajo de la ropa interior... si es que llevaba alguna, pues con una abertura tan larga y que mostraba tanto, a todos nos quedó la duda. Y ninguno de nosotros, por cierto, quería salir de ella.
 
Dios, ¿se imaginan cómo sería el vestido blanco? (...perdón: perla).
 
Fuera de bromas, ¡hombre!: las cosas de Dios y los lugares santos exigen un mínimo (un máximo, diría yo) de respeto. Démoselo, pues.
 
 
* Terno : típico vestido elegante masculino para ceremonias y ocasiones formales en el Perú. En otros países: traje.

48 comentarios:

Jose dijo...

q bueno q hayas escrito! asi le cierras la boca a esos anonimos q tanto fastidian jejeje.

ahhh!!! memorias en esa casa de la capilla...podriamos contarlas hasta el cansancio... esta no la conocia.... pero conociendo a los amigos A. y J. uff... ya me imagino sus rostros jajajaja

ojala sigas sacando mas de estas "perlas" (jajajaja) para reirme mas jajaja
un fuerte abrazo

Gabriel dijo...

asuuu hasta amenazas... que bravo...estas pedido

Anónimo dijo...

Excelente...


        a N ó N i m O

Kike dijo...

José:
Nah, algunas de esas perlas quedan en secreto, pa' los íntimos nomás, je, je... Un azobra. Oye, y si me pasa algo ante tantas amenazas, ya sabes quién fue.

Gabriel:
Así es, profe: ya ve usté cómo nos tratan... ¡Mil gracias por pasar!

Anónimo:
Gracias, pero que sepa que he contratado policías.

Carlos dijo...

Porsiaca Soy Carlos Herrera (No quiero ser un inconfundible... jeje)
Que bueno que sigas escribiendo, muchas veces he entrado en tu blog y no he visto nada nuevo, creo que las amenazas sirvieron muy bien! (ninguna de ellas las pensé ^^)
Concuerdo con tu reflexión, yo tb he estado en algunas confirmaciones y de las ceremonias en que he estado podría sacar 10 historias parecidas a la tuya (o peores!)
Un Abrazo

Ecazes dijo...

Q`sabeuno?
A lo mejor el vestido perla tenía una abertura V en el pecho que, a lo sumo, dejaba ver las clavículas. Todo es cuestión de criterios, (y de donde se tengan los pudores en este caso, la Madre De Olguita los tenía en el cuello, no en las piernas)
¿Sabes que? yo prefiero a Olguita con su vestido tajeado.
Y no que sean una cosa en la iglesia, y otra en la calle.
¿que quieres que te diga?
Prefiero los frios helados o los calientes ardientes, que no los tibios.
No es tanto como se viene a la iglesia, sino como se vive.
En ultima instancia, el Señor ya nos ha visto hasta por detrás del ombligo, a El dificilmente lo escandalicemos con nada (Desnudo colgó del Madero, ante su Madre y ante una multitud hostil).
Otra cosa son los catequistas de confirmaciones
:P
Un abrazo Kike, como dices tu:
"Todo en buena onda"

"María" G. dijo...

¡Hola! Por aquí haciéndose presente una catequista de Confirmación x 2, ya sabés, ahora a cargo de primero y segundo...

Primero, diciendo que es algo hermoso ser catequista y tener el privilegio de enseñarle a los niñitos lo que ya si quiera aprenden en sus casas, y que es lo que les da sentido a sus vidas. Por su puesto, lo que enseñan los catequistas no es contrario, sino que es justamente, trasmitir las enseñanzas de la Santa Madre Iglesia.
La santa práctica del pudor, tan olvidada hoy en día, es totalmente sana para el ser humano, ya que, (según explicaban los doctores en el curso de universitarios católicos, al que tuve opurtinidad de asistir) hace que las personas refrenen los impulsos de índole sexual. Por lo cual, es el primer paso para la castidad.

Espero que el vestidito negro no sea reflejo del alma de Olguita, en el día en que se llenó del Espíritu Santo y se convirtió en soldado de Cristo...
Como dicen por ahí, cuando alguien se separa de un ser querido: "La procesión (El luto), va por dentro". La próxima, sugerí el vestidito negro debajo y el blanco, perdón, "Perla", arriba... Así evitás escotes pronunciados y tajos escandalosos.
Debemos aprender a guardad pudor hasta en la forma de vestir, en todo momento, como respeto a nuestros hermanos y a nustro propio cuerpo, que es templo y morada de la Sma. Trinidad; ¡Y más que más, en la casa de Dios!.
Al parece, hoy en día, la vergüenza que sintieron Adán y Eva al estar desnudos se ha perdido de vista...
Recuperemos la inocencia en los niños, es el primer paso para corregir el espíritu desviado y pervertido del mundo.
Saludos Kike, y disculpá la extención del mensaje... Ya sabés que me entusiasmo, que me gusta hablar y que encima, me sale "la catequista" de adentro jajaja.
Gracias por tomarte el tiempo de seguir escribiendo, ¡Adelante! y que la Virgen Santísima te acoja bajo su maternal protección.
¡Por cierto! Todavía te invito a ser catequista jaja, que hacen mucha falta!!!... E imagino las caras y el tonito de voz... jajaja

Un Besotte.
Tú amiga en Cristo, Guadita.

P.D: "Nos estamos viendo" jajajaja

Carmen dijo...

Si hubiera sabido que podía usar ese tipo de vestidos en mi confirmación, ahora estaría confirmada...
Saludos,

** La vitoclick ** dijo...

Kike mi amor!!!!!!!
jeje tanto cariño!!
jejejeje

leyendo aqui tus textos..
de grande quiero ser como tu
jejeje..
siempre es shido:fregon:encantador leerte ...eres la ley !

te dejo muchos saludos besos multicolores.. y burbujas para q las revientes y te llenen de buena vibra..

=)

buen y lindo fin de ...

** La vitoclick ** dijo...

y siiiiiiii

con esto pa q les borres las letras a los que te exijan.. ni que fueran q!!!!

yo te apoyo!!
dejen en paz a mi amigo..

Anónimo dijo...

Srta vitoclick:
                  Sabemos en qué país vive.
                                  a N ó N i m O

Anónimo dijo...

Reclamamos un texto semanal.

Sino, sufra las consecuencias.

a N ó N i m O

ERICA dijo...

Hola, amigo kike! Hace mucho que no le visito.Me maté de risa con el post!
Un abrazo

** La vitoclick ** dijo...

Apoco?

orale que shido.. al menos doy la cara no pongo mis AnOnImItOs.. jaja.. dahhhhhhh q poca verguenza.. a mi me da igual si saben quien soy o no... simplemente dejen de molestar a personas como kike... que son personas super shidas para escribir y lo hace por hobbie mas que por obligacion.. como muchas personas mas..
y no se vale q hagan ese tipo de cosas contra gente que solo hace esto por gusto..

KIKE TE APOYO!

Kike dijo...

Carlos:
Buena por identificarse, maestro, que ya comenzaba a renegar al ver que decía solo "Carlos" ahí, je, je...

Chas gracias por las palabras, y sí, esas anécdotas... ¡miles!

Un abrazo.

Kike dijo...

Elena:

Pues me has hecho pensar... aunque no variar mi postura, je, je... Tienes razón, más importante que cómo vistes es cómo vives. Ahora bien, ¿por qué oponer ambas cosas? Yo aspiro a que Olguita (y todas las Olguitas del mundo) sea una persona integral: que no solo sea una buena hija de Dios sino que, además, se vista bien. ¿Por qué no pedirle ambas cosas al mismo tiempo?

Y es que el interior se refleja en el exterior, mientras que el exterior repercute en el interior. Lo ideal sería que Olguita fuera tan buena persona, tan ubicada, tan asertiva, tan entera, tan dueña de sí misma, tan con personalidad, tan honesta y pudorosa, que lo reflejase en su vestimenta. Por supuesto, también lo contrario ayudaría: podríamos empezar por ayudarla a ser pudorosa y decorosa en el vestir, para que de ese modo su interior se vaya ordenando.

La coquetería es una cosa; la ignorancia religiosa, estar distraído en la vida (no saber dónde se está ---por ejemplo, en un lugar santo---) son otras.

Por otro lado, también tienes razón en algo más: Dios ya la ha visto desnuda. Pero nosotros no, y no tenemos por qué hacerlo. Debí añadir ahí que no solo se exige respeto a los lugares sagrados, sino también a las demás personas que están en esos lugares sagrados.

Me provocó decir "Me equivoqué, y donde dije 'respeto a Dios' debe decir 'respeto a los hombres' ". Es decir, no es a Dios a quien Olguita no debe mostrar sus carnes, sino a nosotros. Sin embargo, luego pensé más y corrijo mi corrección: exijo respeto a Dios y a los hombres. Es cierto: Dios ya vio desnuda a Olguita. No obstante, se me ocurre una pregunta inocente: con ese criterio, ¿hubiera estado bien que en el momento de la última cena entraran seis bailarinas egipcias semidesnudas al cenáculo de Cristo y sus discípulos? Hmmm... llámenme chapado a la antigua, pero yo creo que no.

¡Un fuerte fuerte abrazo, que lo sabes!

Kike dijo...

"María" G.:

Mil de acuerdo con tu comentario. Esperemos, eso sí, que el interior de Olguita no sea negro... que por lo menos sea perla, ¡ja, ja, ja!

Buena la idea esa de embutirla en los dos vestidos, je, je...

Y sí, hija, no pierdo la esperanza de volver a preparar gente para confirmación. A ver si en uno o dos años.

¡Mil gracias por tus palabras y por tu amistad, dendeveritas!

Kike dijo...

Carmen:

¡Opa! ¿También tienes vestidos de vedette? ¡Ja, ja, ja!

Oye, ¿y cuándo me vas a responder el mail que te envié?

Un abrazo.

Kike dijo...

Vitoclick:

Gracias por los saludazos y las burbujas multicolores. Aunque, valgan verdades, las burbujas que se me antojan ahorita son de color de la uva, je, je...

Oye, eres bienvenida a mi blog, Dai, pero cuando quieras te invito a ir un pasito más allá... y a leer lo que escribo. Digo, te vacilarías el doble tal vez.

Kike dijo...

Anónimo:

¿Un texto semanal? Ejem, disculpe... ¿quién le dijo que yo tengo que obedecerlo? ¡Habrase visto!

Tenga cuidado, que a mí me va a defender el eficientísimo sistema judicial peruano. ¡Jo!

Kike dijo...

Vitoclick/Anónimo/Vitoclick:
Oigan, ¿y se puede saber quién les ha dado permiso para convertirme el blog en un chat?

¡Caracas!

De todos modos, gracias por las palabras y el interés de cada uno... muy a su manera, claro. Como dijo un personaje de Mafalda: "Grap...cias".

Kike dijo...

Érica:

Y por aquí, encantados con su visita. Mea culpa también, porque hace tiempo que yo no paso por casa. Me di una vueltita. Veo que la Dulcinea está saludable como siempre.

Un abrazo, y qué bueno que te haya gustado la historia.

Anónimo dijo...

Kike:
Mil perdones por haber generado discordia en esta ventanita. Nada más lejos de mi intención. Es claro que cuando uno es anónimo es menos inconfundible que nadie, pero fíjate que si te han exigido algo, no he sido yo. Que también me disculpe la vitoclick, si es que la he ofendido.
Salud!

        a N ó N i m O

pd: Si ves que te sigue un BMW negro con cristales polarizados, don't worry: sólo te tenemos vigilado...

Ecazes dijo...

Como dijo Jack el destripador: vamos por partes.
Primero, no se trata de quien tiene la razón, los dos cabemos completos, con nuestras opiniones, en la Iglesia.
Un poco como los matrimonios, unas posiciones moderan las otras. Y entre todos hacemos equilibrio.
Dicho lo dicho, ataquemos el cuello: aquello del interior, el exterior y el interior... ejem, en fin.
No me cierra mucho eso que uno se vista modosito y eso lo convierta luego en virtuoso. A lo mejor si, oiga, pero no me parece.
También me gustaría que todos fuéramos buenas personas, ubicadas, enteras, dueñas de si, con personalidad, honestas y pudorosas. Tanto tanto, que pudiéramos caminar por la calle desnudos sin generar a los demás malos pensamientos...¡Oye, se parece mucho a un día en el Eden! antes del pecado original...
Pero bueno, sigamos. Respeto a los hombres. Si, bueno, esto.. en fin. En esto si le pasas muy cerca al borde.
Es cierto, vestirse para provocar da ocasiones a pecado. Pero ahí entramos en otro campo: el del pecado del que mira.
Porque al ver a una persona desnuda (en este caso, y obviando todos los atenuantes) o drogándose (por hablar de alguna cosa, ahí si, manifiestamente mala en primera persona) o agrediendo a otra, o cualquier síntoma que nos hable de un alma desgarrada, sola, y con Hambre de Dios, lo que deberíamos sentir es Amor, amor del bueno
Del que nos impulsa a ofrecernos por el hermano.

Te recuerdo ahora las primeras líneas de este comentario, las opiniones de unos y otros no son mutuamente excluyentes, sino complementarias.
Como decía un ermitaño:
"Tanto peca el que da escándalo como el que se escandaliza"
Porque en el escándalo están implícitas dos cosas: la propia santidad (al menos con respecto a aquello que señalamos como malo) y el juicio al hermano.

Un abrazo a todos
e L e N a

Pd: disculpa, es que me he vuelto fan de Anónimo: ¡Grande Anónimo! ¡Uno por semana!

Miky dijo...

Hola, ya estaba extrañando tus historias que me agrandan mucho y me hacen reir full, bien sabes que por aquí (en el sur)tienes una fiel lectora y que en lo posible te hace mucha propa, así q alguna comisión me debería caer jeje. Un abrazo.
Pd. Y no es que tenga el complejo de inconfundible, pero no creo que existan muchas Miky y sean del sur

Edgard dijo...

Mi estimado hermano, el viernes es el dia del pollito y el whisky, mandame un mail para confirmar la hora y el lugar.
Por otro lado, recuerdo esas "historias" de la casa ...ayayay aquellos tiempos... cuantas cosas pasaron y pasaran.
Estoy de acuerdo contigo en cuando a la reverencia a la misa, yo añadiria que la misa no es el "día de pasarela", es mas bien el Dia del Señor, y no concuerdo con lo que dijo ECAZES, es cierto el Señor nos conoce hasto lo mas profundo de nosotros, tambien es cierto que colgo del madero desnudo, pero recordemos que ante todo Él es el SEÑOR (tiene cierta vara) y que tambien le debemos un "maximo" de respeto, no solo a Él, sino tambien a los demás que van a misa, pues es el día de celebrar a Dios no otras cosas.
Sobre las amenazas, no fui yo, por si acaso.
PD: Asegurate que no interfieran el correo puede ser peligroso, jajajaja.

Jose dijo...

oye Kike... si que esos anonimos han generado polemica por aqui... ajajajajaj y te apoyo kike! escriba ud cuando quiera!
un abrazo!

Jose
PD. yo pongo jose no mas... no pongo mi apellido porque no me da la gana y ademas porque tu ya sabes quien soy jajajajaja

PD2. hey edgard! pollito y whisky por 3 por favor!

** La vitoclick ** dijo...

duhh ya vi lo q me gane por tratar de defenderte!! ... regaños!!!
ta bien kike.. ta bien..

y se q deberia d opinar algo.. pero a veces simplemente no tengo nada q decir de el texto... si asi lo quieres asi lo hare con mucho gusto.. besos!

Salón de sol dijo...

Pasaba a saludar, pero ese "troll" anónimo que tienes da un poco de miedo, ¿es peligroso? ...vaya que se cuele en mi blog, seguro que ese no se confirmó, ruego que le des catequesis.

Raquel dijo...

Bueeeeno, tarde pero a algo llego. Sobre todo a darte las gracias por convertir una vez más lo cotidiano en lugar de Presencia.
En adelante en vez de poner ojos en blanco cuando vea un modelito en la iglesia, me vendrá a la cabeza esta entrada y se dulcificará un poco la cosa.
Es cierto que debemos respetar los lugares sagrados pero... ay! me chirria un poco! Me explico: no tengo mucha ropa que no pueda llevar a la parroquia pero sí pueda usar para ir por la calle. Quiero decir, que si una minifalda es muy corta para ir a una iglesia, también lo es para ir al cine o a comprar. Los problemas de las camisetas de tirantes lo solucioné el día en que compré mi primer foulard. Y como suelo llevar siempre algún similar encima, no hay más que envolverse en el elegante pañuelo para ir discreta a la par que bella. ;)
Saludazos y besitos!!
Raquel

[Conste que leí esta entrada hace días. Si ahora dejo huella es con la esperanza de que cuando comentemos todos tus lectores asiduos publicarás novedades. No nos obligues a enviarte anónimos, porfis.]

"Cuando mi boca calle, mi corazón hablará" dijo...

que maravilloso lo que escribes! aqui estoy para ser una de tus lectoras! una mas! y van... unas cuantas!
Claudia

Diego Lazo dijo...

Estimado Kike!
solo un comment para enviarte un abrazo y el apoyo desde mi oración!
Revisa tu correo, cuídate

Yola dijo...

Sabes Kike? creo que la educación empieza por casa, por lo visto la mama de olguita no tiene el mas minimo criterio o la hija hace lo que le viene en gana, asi de simple.
La edad de la confirmación es una edad de adolescencia y por ende ya sabemos lo que ello significa verdad?
En el colegio de mis hijos le encargan la preparación a un grupo y ellos les advierten hasta la manera en que deben ir vestidos.
Por mi parte dejo que mis hijas vistan a la moda siempre y cuando no sea algo escandaloso o que las ponga en riesgo, pero cuando se trata de una ceremonia, no hay pero que valga.
Saluditos :)

Marazul dijo...

jajaja!!! que buena!!! (la conversación telefónica, digo)

"María" G. dijo...

Kike, paso de vuelta a dejarte un comentario más, prometo que esta vez será breve... Sí, sí, va en serio jajaja.
En fin, hoy mientras daba una de mis clases de catecismo me acordé de este post, estaba hablando de la importancia de la Misa, basándome en un libro que se llama "En torno a la misa ayer y hoy", muy sencillito y profundo del santo obispo Manuel Gonzalez, el mismo que escribió sobre el abandono se los sagrarios. El punto es que en este libro planteaba lo siguiente: Se calcula que en todo el mundo se celebran unas 3 Misas por segundo. Como cristianos, somos ofrecidos con Cristo en cada una de esas Misas, por lo tanto, debemos vivir acorde con la Santa Misa, porque a cada segundo somos elevados junto a Cristo en la patena y en caliz sagrados.
Me pareció interesante recordar este punto, para hacer tangible y real en nuestra vida la coherencia de vida que debería caracterizar a todos los cristianos. No existe un "Adentro" y un "Afuera" de la Parroquia, Capilla, Basílica, Catedral, etc. Sino que todo el tiempo somos co-víctimas de un solo sacrificio.

Yo estoy completamente convencida de que hasta que los católicos no tengamos coherencia en nuestra vida, y a partir de esa coherencia prediquemos al verdadero Cristo, contagiando con celo apostólico a los demás... Hasta que ese momento no se concrete, y... el mundo no va a cambiar...

Un besitto y que te mejores :) Nos estamos hablando. Y saludos por casa.

Tu amiga en Cristo, Guadita. :)

PD: No te quejes, fui más breve que antes jaja.

Kike dijo...

Anónimo:
Nah, no te preocupes. Fue muy divertido todo, pero a ver si la Vitoclick no le está tirando dardos a tu foto detrás de la puerta de su habitación, je, je...

Oye, y lo del BMW negro... ¿me lo puedo quedar?

Ah, y quédate tranquilo(a): no sé quién eres.

Kike dijo...

Ecazes:
Sorry por la demora, pero ahora la gripe me ha concedido (¿he de darle gracias?) un huequito en mi horripilante agenda de estos días para responder comentarios. Vamos lá.

[Ecazes]
Primero, no se trata de quien tiene la razón, los dos cabemos completos, con nuestras opiniones, en la Iglesia.

[Kike]
Eso es totalmente cierto. Sin embargo, no veo en qué te opones a mí. Creo que, por lo menos hasta ahora, ambos estábamos hablando de lo mismo.

[Ecazes]
No me cierra mucho eso que uno se vista modosito y eso lo convierta luego en virtuoso. A lo mejor si, oiga, pero no me parece.

[Kike]
Pues haga la prueba, chica, que es cierto.

[Ecazes]
También me gustaría que todos fuéramos buenas personas, ubicadas, enteras, dueñas de si, con personalidad, honestas y pudorosas. Tanto tanto, que pudiéramos caminar por la calle desnudos sin generar a los demás malos pensamientos...¡Oye, se parece mucho a un día en el Eden! antes del pecado original...

[Kike]
Pos sí, pero tú misma lo has dicho: antes del pecado original. Este creó una herida en el corazón del hombre (y de la mujer). Entonces, ya nada será igual como describes hasta que nos vayamos al Cielo. Claro, uno se esfuerza por que en su vida la cosa sea así como dices: todos desnudos y nadie se incomoda porque todos tienen bien ordenado su interior. Pero eso no es la realidad: no todos han alcanzado ese grado de perfección, y menos en el mundo de hoy, tan sensualizado.

Que pruebe Olguita a ir desnuda por el mundo... te aseguro que no durará más de un par de días.

[Ecazes]
Es cierto, vestirse para provocar da ocasiones a pecado. Pero ahí entramos en otro campo: el del pecado del que mira.
Porque al ver a una persona desnuda (en este caso, y obviando todos los atenuantes) o drogándose (por hablar de alguna cosa, ahí si, manifiestamente mala en primera persona) o agrediendo a otra, o cualquier síntoma que nos hable de un alma desgarrada, sola, y con Hambre de Dios, lo que deberíamos sentir es Amor, amor del bueno
Del que nos impulsa a ofrecernos por el hermano.

[Kike]
Pues eso es cierto, pero te olvidas de la naturaleza del pecado de lujuria: es muy diferente a las otras. Aquí, mirar a alguien desnudo en ocasiones es pecado, y en otras, no; en otras ocasiones es algo diferente a estas dos opciones: es una ocasión de pecado. Que cada uno vea de qué se trata en su caso, pero la solución no es andar por ahí todos desnudos. Varios maestros espirituales durante siglos pregonan lo mismo: "En la batalla de los sentidos, el que gana es el que huye".

Salud.

Kike dijo...

Miky:

Gracias por tus palabras. Oye, si cada visita me redituara una ganancia en metálico, entonces podríamos hablar de comisión. Creo que solo me reditúan ganancia para el Cielo (¡al menos eso espero!), y en eso sí tienes la tuya :-)

Saludos.

Kike dijo...

Edgard:

Pucha, hermano, qué pena que lo del pollito no pudo ser. Pero a ver si la armamos para otra vez.

Con respecto a lo otro que dices, síp, reverencia para todos.

Abrazo fuerte.

Kike dijo...

José:

¡Claro, claro! Nunca falta el rebelde... ¡jo!

Kike dijo...

Vitoclick:
No, Vito, no se me ponga así. Es solo que me dio la impresión de que no leía mis historias. Es todo. Ande, si no las lee, hágalo, que quizá le gusten. Si ya las lee, la felicito: ¡qué tal aguante ante el aburrimiento, ja, ja, ja!

Gracias por la defensa. Salud.

Kike dijo...

Salón de Sol:
Bienvenida, bienvenida. Siempre siento un gusto enorme cuando un lector nuevo cae por aquí... como la araña cuando ve a la mosca caer en la telaraña, ¡ja, ja, ja! (Huy, no... fea comparación. Hmmm... Sí, fea, fea).

Bueno, en fin, que sea usté bienvenida y vuelva cuando quiera, que hay limonada y galletitas.

Salud.

Kike dijo...

Raquel:
¡Por fin alguien que entiende de qué se trata este blog! ¡Yeeeeh!

Oye, ¿cuándo nos casamos?

¡Ja, ja, ja!

Sobre lo que me comentas, estoy perfectamente de acuerdo. ¡Hey!, esta frase es genial: "Quiero decir, que si una minifalda es muy corta para ir a una iglesia, también lo es para ir al cine o a comprar". Sobre lo del foulard, no lo puedo comentar porque no sé qué es. Espero que a todos les guste cuando lo prepares. Te recomiendo al horno.

¡Saludazos!

Kike dijo...

Cuando mi boca calle, mi corazón hablará:
¡Caramba, qué lindas palabras! Muchas gracias. Espero verte por aquí pronto. Anda, date tu vuelta, que hay limonada y galletitas.

Cheers.

Kike dijo...

Diego:
¡Gracias, hermano! Y sí, revisé tu correo y te felicito.

Cuídate tú también: hay tanto loco lector de blog suelto que luego firma como anónimo, ¡ja, ja, ja!

;-)

Abrazo fuerte.

Kike dijo...

Yola:
Me encanta el criterio que sigues. Y es perfecto: la educación de esas cosas comienza en casa.

Felicitaciones y un abrazo.

Kike dijo...

Marazul:
¡Bienvuelta, ya se le extrañaba! Y, sí, la conversación telefónica esa no tuvo pierde :-)

Saludazos.

Kike dijo...

"María" G.:
Dices cierto: si consideráramos que siempre somos ofrecidos coom hostias vivas a Dios... y si consideráramos que participamos del sacerdocio común de los fieles...

Perfectamente de acuerdo contigo: hay que vivir de acuerdo con ello.

Y lo de la brevedad: vamos progresando, vamos progresando, ¡ja, ja, ja! Bromita, ya sabes.

Gracias por los buenos decesos, digo,deseos.