lunes, 29 de octubre de 2007

Aventuras en EE. UU.: el galanazo

(Aquí, a pedío del público ---en realidad, simplemente porque me da la gana---, les cuento una anécdota más de mi viaje a los Yunaites, que les había prometido).
 
Chica guapa, ciudad maravillosa, película prometedora: el escenario estaba pintado para una velada agradable y llena de futuros recuerdos. ¿Cómo? ¿Qué dicen? Ah, no. No, no y no. ¡Esta vez sí que no lo voy a permitir! Después de la revolución que casi me arman con la publicación de un inocente post sobre una chica, y la nota recontraaclaratoria que me tuve que publicar, esta vez no me la van a armar de nuevo por aquí. ¡Jo! ¿Será posible que cada vez que uno habla de una chica ya le inventan una telenovela?
 
Pero está bien, calmémonos. Aún no ha pasado nada, así que estamos a tiempo de evitar catástrofes. Aclararé: la chica de la que hablaré no es nada más que una amiga que tengo en Nueva York. Una buena amiga, además. ¿Podré contarles que es guapa y agradable sin que me inventen una historia con ella? Oh, muchas gracias, son ustedes muy amables. Les sigo contando entonces.
 
Uno de los días en que estuve por allá, nos pusimos de acuerdo para salir a dar una vuelta. La idea era visitar la bellísima catedral de San Patricio, confesarnos y escuchar misa, y luego llevarla a probar comida peruana. Una lástima que no encontramos el sabor 100 % peruano que yo buscaba, pero en fin.
 
Luego de la comida decidimos ir al cine. Yo tenía unas ganas locas de ver Live Free or Die Hard, esa que anunciaban como la cuarta parte de la famosa Die Hard, ya saben, con Bruce Willis. Llegamos al cine y compramos las entradas. Pero como era aún muy temprano, decidimos matar el tiempo en algún barcito. Así que salimos a procurarnos uno.
 
Aquello fue un jueves. El martes había habido una tormenta muy fuerte, tanto, que provocó la ruptura de una tubería del metro de NYC, con una subsecuente explosión que hizo pensar a todos en un nuevo atentado. Gracias a Dios no fue así. De seguro se enteraron del asunto en esos días. (Como anécdota les contaré que aquel día, casi casi a la misma hora de la explosión, iba a encontrarme con un amigo en la estación del metro que quedaba justo antes de aquella. Curiosamente, unas horas antes mi amigo me llamó para postergar nuestro encuentro para otro día. Cosas del Orinoco... o Del de Arriba).
 
Luego de la tormenta, el clima demoró en regularizarse. Había que salir con paraguas en aquellos días: en cualquier momento podía llover. En mi caso, como casi siempre me ocurre cada vez que viajo, cuando llevo el paraguas, no llueve; cuando lo dejo en casa, sí que llueve.
 
Pero esta vez ocurrió lo contrario. A pesar de que me estorbaba una barbaridad (en Lima no lo usamos nunca), decidí salir con paraguas. La que decidió salir sin él fue mi amiga, y no tanto porque estuviera convencida de que no llovería, sino porque no lo encontraba. (Ejem... es mi amiga y le tengo cariño, pero si hemos de ser francos, deberé decir que se viene entrenando desde hace años para ganar el concurso mundial de distraídos, je, je... Y, bueno, ¿cómo decirlo?: digamos que no es mala idea apostar a que ganará).
 
En fin, salió de casa sin paraguas, o sea, se la jugó.
 
Entonces volvemos al comienzo: chica guapa, ciudad maravillosa, película prometedora: el escenario estaba pintado para una velada agradable. Y entonces, mientras buscábamos un barcito interesante cerca del cine, comenzó a llover. No fue, claro, una súper lluvia. Fue algo moderado, o quizá leve. Sin embargo, más fuerte que cualquier lluvia limeña (bueno, cualquier cosa  es más fuerte que una lluvia limeña).
 
Un chico y una chica, lluvia y un solo paraguas... y el paraguas, para colmo, lo lleva el caballero. ¿Ya se imaginan entonces? Romántico, ¿no? ¡Ja, ja, ja! Dejemos eso a un lado. Yo solo vi en ello una ocasión para ser galante y servicial con mi amiga. Rápidamente abrí el paraguas y lo puse en medio, tratando de cubrirnos a ambos.
 
Deberé decir, sin embargo, que lo mío no era un paraguas; era una sombrilla. ¿Que cuál es la diferencia? Las sombrillas son más pequeñas. Así que no había caso: no estábamos del todo cubiertos los dos.
 
Decidí, entonces, tirar el paraguas un poco más para el lado de mi amiga que para el mío. Un caballerazo, ¿vio? Muy galante yo, decidí que no me importaban ni la lluvia ni el agua, y me sacrifiqué con hidalguía para que mi amiga estuviera bien resguardada.
 
Tiré un poquito el paraguas para su lado y, listo, me dije: ya está.
 
Así caminamos unos metros, feliz y satisfecho yo de que mi galantería pudiera protegerla. Tal vez me ganaría una exclamación sorprendida de su parte. A fin de cuentas, ya no quedamos muchos caballeros en el mundo. Ejem...
 
Pero las imágenes de Kike caballeroso, de Kike sacándose la chaqueta para que una damisela pise y no se moje con el charco de la vereda, de Kike subiendo a un podio a recibir su medalla a la galantería se rompieron como espejo de bruja cuando entramos al bar. Y es que, como para completar mi actuación, dejé pasar primero a mi amiga mientras le abría la puerta (en realidad, siempre lo hago). Y cuando pasó por mi lado, pude verla de cerca... y casi me muero de la vergüenza: ¡todo el lado izquierdo de su cuerpo estaba empapado! ¡Ay, Dios, hasta ahora me pongo rojo de solo recordarlo! Como había ido con una camiseta sin mangas, era aun más doloroso ver todo su brazo desnudo chorreando agua. ¡Ay, ay, ay!
 
Lo que es yo, me hice el loco, y cuando vino la mesera le pedí discretamente que me trajera una jarra de ese trago que se llama "engúlleme, tierra".
 
Fuera de bromas, tal vez que la pose del galanazo no me haya salido del todo bien haya sido para que aprendiera a no ensoberbecerme, ¿verdad? Hacer las cosas sin esperar nada a cambio: yo creo que ahí tenemos una buena clave de discernimiento para la rectitud de nuestras obras. Bien ahí.

38 comentarios:

Marazul dijo...

jajaja! las cosas que te pasan... y sobre todo como las cuentas... lo máximo! bueno, tal vez te sentiste "demasiado" bien por hacer lo correcto; pero igual no me parece tan terrible, no te habias dado cuenta de que tu pobre amiga se estaba empapando, no fue a propósito.

No te pierdas, pues! visita mi blog mas seguido, jeje!
byes!

Anónimo dijo...

Oye, has olvidado comentarnos el nombre de tu enamorada.
Já, já!

[Ups, perdón, creo que me extralimité]

a N ó N i m O

Beatriz Deckard dijo...

Kike, Dos frases:

"... se rompieron como espejo de bruja..."

y

"...cuando vino la mesera le pedí discretamente que me trajera una jarra de ese trago que se llama 'engúlleme, tierra'."

Jajajajaja, pobre chica, lo bueno es que creo q ella también intentó ser una 'gentil dama' porque continuó muy bien su cita contigo, ¿o no? ¡Saludos!

Meli dijo...

Jajaja, muy cierto, un criterio clave, pero cosas como estas ¿no nos pasan todo el tiempo?

Kike dijo...

Marazul:
Oye, ¿cómo que no me pierda y que visite tu blog? ¡Si te visité hace poquito! No me presione, señorita azul, ¡eh! ¡Ja, ja, ja! Saludazos en buena onda.

Anónimo:
Uy, pues sí, se extralimitó, señor anónimo de hielo: no es mi enamorada; es solo una amiga. Pero si quieres te la presento ;-)

Beatriz:
¿Qué tienen esas dos frases? ¿Estuvieron feas? :-|
(Quejas y sugerencias en original y dos copias a la secretaría de nuestra redacción).

Meli:
Bienvenida, bienvenida. Desde Colombia nos visita, ¡ave, María! ¡Ja, ja, ja! Regrese, que hay limonada y galletitas.

Zegim dijo...

¿Será por eso que escasean los caballeros?

Es bien difícil que salga bien el número de caballero, en serio.

Kike dijo...

Uhhh, maestro, ¿lo dice por alguna dolorosa experiencia personal?

Beatriz Deckard dijo...

Aaay Kike, Nooo, son las dos frases que -al menos para mi- resaltan mas por ser graciosas no malas (me reí como loca cuando las leí). Saludos.

Beatriz Deckard dijo...

(Aqui estan las dos copias)

Aaay Kike, Nooo, son las dos frases que -al menos para mi- resaltan mas por ser graciosas no malas (me reí como loca cuando las leí). Saludos.

Aaay Kike, Nooo, son las dos frases que -al menos para mi- resaltan mas por ser graciosas no malas (me reí como loca cuando las leí). Saludos.

Manuel tu viejo sensei dijo...

¿Qué tiene que ver la soberbia en todo esto? Simplemente la ca...ste una vez más... a todos nos pasa. Por lo demás en vez de un trago hubieras pedido una toalla y allí sí la rompías don Kike... hubiera caído en tus brazos... sí porque eso de la buena amiga, bueh cuento chino... en fin... son consejos de un viejo... claro que en frío se dice fácil pero cuando uno anda pensando tanto como tú no se le ocurre nada en el momento...

Kike dijo...

Beatriz:
¡Ja, ja, ja! ¡Me has hecho reír! ¡Ja, ja, ja! Dale, que estamos tramitando tu solicitud, ¡ja, ja, ja!

Aquí siempre hay limonada y galletitas: se ganó galletitas más grandes por original. Salud.

Kike dijo...

Manuel:
Gracias por el consejo, sensei. Fíjese asté, ¡era una excelente idea! Si me pedía una toalla hubiera quedado mejor, pero figúrate que no se me ocurrió.

Y lo de amiga, sí, es una amiga. No imagine cosas.

Anónimo dijo...

Uy, seguro que la famosa chica esta agradecida por todo eso que el caballero tuvo que incurrir. Deberian de existir más caballeros asi! ;) Y claro, damas que No se quejen! jejeje

Buen consejo que lei arriba sobre la toalla! Ya sabe el caballero qué hacer cuando le toque estar en una situación similar con su verdadera princesa!

Pero de igual manera, la chica seguro estaba tan a gusto con la compañia del caballero, que ni se fijo en que su brazo estaba mojado. Claro, es que estar acompañada de un buen amigo es asi!

Bendiciones

Anónimo dijo...

BTW, que caballero más caballeroso! ;)

Carlos dijo...

Buena Reflexión, pero mejor estuvo la situación bochornosa... jajaja... (no me rio de ti, me rio contigo xD)

Hay que tener -aunquesea- un poquito de humildad en estos casos, para que cuando pase algo inesperado no querramos que nos engulla la tierra (ademas de querer algo improbable, a menos que estés es medio de 2 placas tectónicas acomodándose muy bruscamente, jajaja)

Saludos!!

Pd: Cuelga más cosas px, no dejes abandonado tu blog!
Pd2: Ai jab niu blog, si quieres date un paseo...

Carlos dijo...

Hey,hey,me ha confundido usted por allá arriba,señor.

Que yo ya me imagino quién es la damisela ;P Tiene usted futuro con la señorita, mi hermano jaja.

Pero como esa yo no me la sabía,va a tener usted que procurar alguna foto ¿eh? :P

Ice (si,el de arriba no era yo xD).

Kike dijo...

Anónimo 2:
Ay, qué lindas palabras, ¡gracias! Me ha piropeado... ¡fácil que esta noche no duermo, ja, ja, ja!

Aunque de la vergüenza sería que no dormiría: creo que nunca me perdonaré no haber pedido una toalla.

Bendiciones también.

Carlos:
¡Gracias a Dios que te ríes conmigo y no de mí, ja, ja, ja! ¡Gracias por pasar!

Carlos 2:
¿No eres el Anónimo famoso? Se, se, cuñao'...

Carlos dijo...

No,no,no xD.

Yo siempre me identifico y no se me haga el loco que quiero foto xD.

Un abrazo, hermano.

Ice ;P

Kike dijo...

Y, bueno, deberé revisar mis métodos de investigación: si no eres tú, me equivoqué ;-)

Y sobre lo otro, je, je... lo siento, es información clasificada ;-)

Azobra, Ice.

Puckis dijo...

espero que no pensaras
qeu ya no pasaba por aqui a leer
todo lo contrario siempre
ando de metiche
otra cosa es que no deje
comentario.
la verdad es que hay veces
que prefiero solo pensar lo que leeo
no valla a ser que diciendo algo
arruine el momento je!
tu amiga debio utilizar el buen utensilio de la mujer
y debio mover su boquita y decirte que la estabas mojando!
o darte un buen codazo como yo lo hubiese hecho :)

Adiviná quién soy dijo...

Hola, Don Kike...

Jeje, tengo una duda existencial... Eso fue antes o después de salir corriendo, al mejor estilo "Neo" en "Matrix" a buscar un teléfono público?? Jeje...

Me parece que la moraleja de esta historia es: Mejor prevenir que curar y tras llovido, mojado.
Hablando en serio (Fuera de bromas, si lo preferís ;) ) Con amigos se comparte bien, sea bajo la lluvia, sea a la distancia, sea llevando el recuerdo...
Me alegro que hayas dejado huellas en la ciudad del millón de historias.


La María que no es María. ;) :)

PD: ¿Se me extrañaba?

Anónimo dijo...

Pues ya me sonaba raro eso de "anónimo de hielo"...
Pensé que era problema mío el no entender.

Ahora a lo nuestro.
Lo pondré así, espero que me entiendas: Se acerca Navidad, se acerca Año Nuevo, fechas que suelen ser coloreadas por numerosas situaciones graciosas pasibles de ser transformadas en tremendos posts.

Think about it... (¡o te arrepentirás!)

afectuosamente... sí
a N ó N i m O

Kike dijo...

Puckis:
¡Por favor, faltaba más! Nunca se corte de decir lo que piense. Dele, nomás, que nos gusta leer lo que hay en su cabeza, así como en la de todos los lectores (bueno... de casi todos, ¡ja, ja, ja!).

Maria non Maria:
Así es, con los amigos se comparte muchísimo, y una amistad se transforma solita en una ciudad de un millón de historias. ¡Un gran abrazo!

a N ó N i m O
Lo pensaré, lo pensaré... Oye, hablando de eso, ¿no quieres participar en mi campaña navideña?

malena dijo...

Jaja, que historia entretenida, hasta con suspenso. Si fuera algo más que una amiga, deberías haber "olvidado" el paraguas, andar empapados debajo de la lluvia puede ser muy romántico.

Muchas gracias por tu visita y comentarios en mi espacio! Me pregunto cómo habrás llegado desde Perú!

Saludos!

Kike dijo...

Pues en avión se llega a todos lados, señorita, ¡ja, ja, ja!

Salud. Gracias también por venir. Vuelva cuando quiera: hay limonada y galletitas.

ricardo m. t. dijo...

Yo quiero galletitas y limonada!! Y cuando te vea, sea donde sea porque ni en misa te veo, me contarás tu viaje a gringolandia, algo más que está pequeña y amena anécdota.
Tengo sueño, me voy.

Saludos.

Pd: aish! por tu culpa me han dado ganas de comer galletitas!!! y son las 4 am! de donde sacaré eso a esta hora? fck...

Anónimo dijo...

Don Kike:
Si con "campaña navideña" te refieres a la caja del amor, creo que no puedo ayudarte, no sólo por mi extranjería, sino también por mi falta "capital propio". Pero gracias por pensar en mí.
Si NO te refieres a la caja del amor, ¡pues explícate mejor!

Saludos
a N ó N i m O

Kike dijo...

Sí, esa misma, maestro. ¿Extranjería? ¿Falta de capital propio? Qué pistas tan interesantes, je, je...

Un azobra.

Ricardo M. T. dijo...

Tanta mariconada era sólo para joder, bueno eran las 4am... jajaja.. saludos!

Kike dijo...

¡Ja, ja, ja! ¡Tranquilo, maestro! Todos tienen derecho a galletitas ;-) Aunque a los hombres les invito café moka o whisky. Pero dale, lo importante es compartir, y espero que pronto con un algo de verdad.

Salud.

Beatriz Deckard dijo...

¡Hola Kike! ¿Como te ha ido? Ya se acerca Navidad. Espero que sean dias muy felices para tí y para tu familia. Te invito, si tienes tiempo, a mi blog, porque cada día escribo algo, que aunque no siempre lo parece, está relacionado con el verdadero significado de la Navidad. Te invito, porque sé que tu si vas a entender perfectamente. Y si no, pues igual ¡Feliz Navidad desde Mexico hasta Perú!

Ricardo M. T. dijo...

Bueno el espíritu navideño se siente en el ambiente, asique no es tan tirado para el otro lado querer leche y galletas, asique sea galletas navideñas y leche, con su pisco porque lo otro está caro.

El nuevo sentido del espíritu navideño

Saludos.

Marta Salazar dijo...

y después... fueron al cine?

perdona pero no sé por qué te da tanta vergüenza, son cosas que pasan, a ver Kike, de qué color era su camiseta sin mangas?

perdón por el comentario subido de tono, no pude evitarlo, ja ja

Kike dijo...

Beatriz:
Ay, disculpa por no responderte hasta ahora, ni siquiera para desearte feliz Navidad en tu blog, por cierto, cuyos mensajes navideños (vistos a la volada, confieso) me gustaron). Estoy ocupadísimo con mi tesis.

Ricardo:
Feliz Navidad, maestro.

Marta:
Era de color crema claro. ¿Por?

Anónimo dijo...

Hola Kike, me paso tu blog Cesar Cevallos y la verdad q me matado de la risa, pero se ve lo caballero q te portaste con la dama, eso es lo más importante.... saludos

Kike dijo...

Hola, Anónimo, ¡salud! Pues bien, veo que tenemos un amigo en común. Y sí, me porté con la dama... espero que bien, ¡ja, ja, ja!

Saludazos.

Anónimo dijo...

Hola... què bien escribes!!! Haz de saber que disfrutè muchìsimo la historia, me reí como loca en pleno modulo de atenciòn al publico .... ella fue todo una damita, se suele ser silente cuando se disfruta de la compañia de un buen amigo.
saludos,
Ely

Kike dijo...

¡Gracias! Bienvenida y feliz Pascua, vuelve cuando quieras. Aquí las personas de módulos de atención al cliente son muy bienvenidas, je, je... (sonrisa maquiavélica).

Saludazos.