sábado, 1 de mayo de 2010

Porque "nadie duerme en la carreta..."

A unas pocas horas del momento más importante de mi vida, me llama el querido amigo E. para preocuparse por mis nervios, tranquilizarme y darme calma y serenidad, y...
 
Ah, perdón, ¿cómo? ¿Que qué momento más importante de mi vida? Ah, no, nada, una cosita de nada: simplemente que en exactamente cinco horas y media estaré contrayendo matrimonio con la damita de la trastienda en una iglesia que repite el dulce nombre de mi Señor, en Surco (¿o era San Borja?). Simplemente eso.
 
Gracias, gracias, ya pueden dejar de aplaudir.
 
Y, bueno, que me llama el querido amigo E. para preocuparse por mis nervios, tranquilizarme y darme calma y serenidad, y tiene lugar el siguiente diálogo.
 
---¿Y? ¿Cómo estás? ¿Todo tranqui? ---me pregunta.
---Ahí, sí, más o menos. Me preocupa que todavía hay un par de cosas que me falta hacer.
---Tranquilo, hermano, ya no es hora de preocuparse. Ahora debes ser todo calma. Vamos, respira: inhala... exhala... inhala... exhala...
---Se, se...
---¿Y FI cómo está?
---Ah, ella sí está peor : todavía no tienen su vestido listo.
---¡¿Qué?! ¡¿A menos de un día del matrimonio?!
---Tranquilo, hermano, ya no es hora de preocuparse. Ahora debes ser todo calma. Vamos, respira: inhala... exhala... inhala... exhala...
 
En fin, estas cosas pasan, sobre todo a horas de contraer un sacramento que me disolverá en la muerte... perdón, que solo se disolverá con la muerte.
 
Fuera de bromas, estoy muy feliz. El Viejo y Buen Dios nos encomienda a FI y a mí la delicada labor de enseñarle a toda la humanidad cómo Cristo ama al hombre. De eso se trata el matrimonio, signo del amor de Cristo por la Iglesia: es un amor esponsal, caritativo y erótico a la vez, que diría el Santo Padre.
 
Dicen que con cada matrimonio la Iglesia pierde una virgen pero gana un santo: recen todos por mí y mi novia, para que los dos seamos santos.
 
 
Update:  acabo de bajar a tomar desayuno y mi mamá me agarró a golpes felicitándome  por mi futuro matrimonio, ¡jo! ¿A dónde iremos a parar?

11 comentarios:

AleMamá dijo...

¡Felicitaciones! que Dios los acompañe con su gracia sacramental y "de la otra" en este camino. A veces será pavimentado y otras lleno de ripios y cuesta arriba, pero es camino de santidad. Esos son tus ideales, tengo entendido. Que los compartas con muchos en una larga y fructífera vida llena de niños.

Un abrazo

milanta dijo...

Ya tengo mi parte, muchas gracias Kike. Grande es Dios hoy día, muchas felicidades por adelantado; nos vemos (te veo) hoy, saludos.

Florencia dijo...

Muchísimas felicidades Kike!!!!!
Que Dios los colme de bendiciones y la Virgen los acompañe siempre en este camino de santificación que han emprendido. Que la familia cristiana de ustedes sea luz para los que los rodean, y esté siempre llena de mucho amor para dar a todos. Y que siempre puedan aceptar con alegría lo que Dios quiera enviarles, en especial si son niños, jajaja!!!! y que sean muchooooosss!!!!!!!!

Un abrazo para los dos, desde Argentina

JORGE dijo...

Felicitaciones Kike,

He estdo lejos del bario, pero me acabo de enterar que ya estas en "esta parte del camino".

Dios bendice tu hogar.

Edgard dijo...

Mi estimado amigo, hermano!! es cierto! a unas pocas horas puede pasar de todo, pero lo bueno es que el Papa lindo, los ha cuidado y ahora los bendice totalmente.
Te falto contar lo del whisky, ups!! perdón!!! jajajaja.
Un abrazo.

Kike dijo...

Ejem, era brandy...

Anónimo dijo...

Felicidades Kike!!

Deseo de corazón que la felicidad los atrape y no los quiera soltar!

Bendiciones en su matrimonio... :)

Jorge D. dijo...

Ala, no paso por aquí hace años, pero igual...
Quería felicitarte y agradecerte por escribir cosas tan bacanes. Y sí, como dice la encíclica, el amor de hombre y mujer (osea, el de verdad) es siempre agapé. Como cuando uno ve con cara de mongazo a su enamorada, como debe ser. Y es bonito pensar que Dios nos ve con la misma cara; y que con esa persona uno ama como ama Dios... :D
Todas las vocaciones son excelentes, pero la matrimonial me parece la mejor. Otra vez, felicidades, a ti y a la señora damita de la trastienda. Un abrazo, tío.

Kike dijo...

Jorge, muchas gracias por las felicitaciones, y muchas disculpas por responder tan tarde. De todo corazón, gracias. Y te agradezco también "in advance" si te rezas un avemaría por mi matrimonio, para que vaya más hermoso todavía de lo que ya es. Saludazos, y ofrece el avemaría también para que escriba más yo por aquí, que extraño el sitio, je, je...

Vane Soldevilla dijo...

Felicitaciones, Kike. Abrazote y que sea muy feliz

Kike dijo...

¡Gracias! Lo vengo siendo :-)